02. PROCEDIMIENTOS BIODESCODIFICACIÓN

PROCEDIMIENTOS BIODESCODIFICACIÓN

A veces la terapia se parece a un juego en el que hacemos como si tuviésemos un problema, para después tener el placer de descubrir un montón de cosas apasionantes.

Descubres nuevos paisajes, una senda excavada en ese aire invisible pero fragante que permite a las abejas encontrar su camino, un camino como el que trazan los pájaros, libres y ligeros.

Muy pronto estarás explorando una nueva forma de ser tu mismo, pues siembra gemas y joyas. Por último, a fin de hacer brotar y fructificar con más fuerza y altura todo este recorrido, escribe cada una de tus experiencias.

 

CUESTIONARIO: ¿QUÉ APRECIAS EN MI?

Este primer cuestionario es una forma agradable de conocerse, pues será a través de los ojos de los que nos rodean; estos nos conocen mejor de lo que nos conocemos y aprecian en nosotros lo que, por desgracia, se menciona muy pocas veces: nuestras cualidades. Tomar conciencia y tenerlas presentes en nuestro espíritu es estimulante para nuestra creatividad y nos prepara para encontrar nuestros espacios interiores dolientes.

  1. Interroga a las personas de tu entorno y pregúntales: ¿cuáles son los comportamientos que más me caracterizan?:
  • Disponible
  • Tranquilo/a
  • Franco/a
  • Sensible
  • Paciente
  • Abierto/a
  • Decidido/a
  • A la escucha
  • Indulgente
  • Valiente
  • Ordenado/a
  • Solícito/a
  • Generoso/a
  • Protector/a
  1. Elegí una de estas cualidades que te otorgan y revístete con ella, igual que si estuvieras probándote un traje, siéntela con cada parte de tu cuerpo. Encuentra la zona corporal en la que resulta más agradable. Luego, imagínate a ti mismo/a en diferentes situaciones conocidas con ese traje y esa sensación.
  2. Ahora piensa vos mismo/a ¿Qué aprecio más en los otros? Utilizando la misma lista… escríbelo aquí:

______________________________________________________________.

  1. ¿Qué persona de tu entorno posee una cualidad que realmente te gustaría sentir en vos?

______________________________________________________________.

¿De qué cualidad se trata?______________________________________________________________.

Revístete con ella, igual que si estuvieras probándote un traje, siéntela con cada parte de tu cuerpo. Encuentra la zona corporal en la que resulta más agradable. Luego, imagínate a ti mismo/a en diferentes situaciones conocidas con ese traje y esa sensación.

 

 

9 Procedimiento Dinamizar un objetivo

 

  • Nivel de dificultad: Fácil.
  • Índole: verbal, línea de tiempo.
  • Indicaciones: al comienzo de la sesión.
  • Contraindicaciones: ninguna.
  • Objetivo: aprender a definir un objetivo y, luego, el objetivo del objetivo, y comprobar si es realizable.
  • Condiciones de realización: con un Bioterapeuta.
  • Tiempo necesario: entre 30 minutos y, a veces, varias horas.
  • Materiales: ninguno.

 

Introducción

Este Procedimiento es la continuación del primer Procedimiento que te he presentado (Procedimiento1 Definir un objetivo). ¡Nunca nos ponemos en camino sin saber adónde vamos ni por qué vamos a ese lugar en concreto! Es fundamental empezar todo trabajo sobre uno mismo con una definición de tu objetivo de sesión.

Puede ser muy provechoso para ti definir tres objetivos: uno a un año vista, otro a tres años vista y otro a cinco años vista.

 

ETAPAS DEL PROCEDIMIENTO

 

  1. escribir en tu diario de abordo las respuestas a las siguientes preguntas: ¿Cuál es mi objetivo? ¿Qué es lo importante para mí?

 

  1. Definir un objetivo. Imaginar que has alcanzado ese objetivo. Visualizarlo: ¿dónde, cuándo?

 

  1. Dar un paso más a fin de entrar en ese objetivo alcanzado e impregnarse de las sensaciones ligadas a este objetivo. ¿Cuál es el resentir, cuál es la postura corporal, cuáles son los pensamientos asociados a esta experiencia?

¿Qué es lo más importante que este objetivo te permite alcanzar? Visualizarlo.

Dar un paso más impregnándose de las sensaciones ligadas a este objetivo. ¿Cuál es el resentir, cuál es la postura, cuáles son los pensamientos asociados a esta experiencia de haber alcanzado …….. (Nombra aquí el objetivo definido) y qué otro objetivo permite alcanzar? Visualizarlo.

Dar un paso más impregnándose de las sensaciones. ¿Cuál es el resentir, cuál es la postura, cuáles son los pensamientos asociados a esta experiencia? Ir paso a paso hasta el límite de la experiencia.

 

Por ejemplo:

1° objetivo: quiero ganar dinero.

2° objetivo: -si alcanzas este objetivo, ¿qué te permitirá? Un paso más.

-¡Viajar!

3° objetivo: -Si viajas, ¿qué lograrás?

-Ver a mi padre.

4° objetivo: -Si ves a tu padre, …. Etc.

 

El Bioterapeuta hace repetir las etapas nombrando los resentires, las palabras que la persona ha expresado. Hablar en presente.

Le propone a la persona que reviva todas las etapas en presente. Esta expresa lo que siente. Evoca un nuevo objetivo. Lo posiciona en el espacio y entra en ese espacio.

 

Eso que sientes, si fuese un color, ¿qué color sería?

Si fuese un paisaje, ¿qué paisaje sería?

Si fuese un animal, ¿qué animal sería?

Si fuese un gesto, ¿qué gesto sería?

Si fuese una palabra, ¿qué palabra sería?

Estas respuestas permiten crear recursos que serán útiles en el futuro.

 

Eventualmente, pedirle a la persona que vuelva sobre su pasado: ¿Qué deseas expresar? Exprésalo.

 

 

 

10 Procedimiento Encontrar y detallar un Resentir agradable

 

  • Nivel de dificultad: Fácil.
  • Objetivo: encontrar, y más concretamente en nuestros recuerdos positivos, el resentir interior ligado a un evento.
  • Indicaciones:
  1. Para las personas excesivamente intelectuales.
  2. Antes de abordar emociones desagradables.
  3. Facilitar el contacto con tu inconsciente.
  • Condiciones de realización: dos personas.
  • Tiempo necesario: al menos 20 minutos.
  • Material necesario: estar cómodamente instalado.

 

Introducción

El objetivo de este ejercicio es aprender a identificar en las palabras del otro lo que pertenece al campo del resentir. Se trata de desentrañar ese resentir.

Hacemos este ejercicio sobre un evento agradable, positivo. Por ejemplo: “Estaba de vacaciones en tal sitio y ocurrió tal evento”. Es muy conveniente empezar a practicar este ejercicio con otra persona para, más adelante, poder utilizarlo solo.

Hay dos personas: A y B

A narra un evento agradable. B dialoga, hace preguntas, escucha hasta alcanzar el resentir.

Cuando el sujeto está en el resentir, muy a menudo le faltan las palabras y solo vive una pura sensación interna. Si está recordando el rato que pasó en un barco, primero puede percibir los movimientos del barco en su cuerpo, la sensación del viento en su rostro. Luego, la pura sensación interna, como si tuviese una cámara en el interior de su cuerpo que pudiese mostrar lo que ocurre en tal o cual parte. Al principio, no son palabras, ni impresiones, ni juicios. Ante todo es una sensación pura. Cuando percibo el viento en la cara mientras estoy en el barco, siento una sensación de dilatación en el interior de mi caja torácica. El resentir que voy a identificar y luego a formular progresivamente es: “júbilo, felicidad, me siento libre”.

 

Como una persona a la escucha, o bien como Bioterapeuta en Descodificación Biológica, es fundamental diferenciar entre evento, sensación, emoción y resentir, a fin de guiar al paciente hasta el interior de ese resentir.

 

 

Experiencias de referencia

Estos son algunos ejemplos de experiencias con los que podrás hacer este Procedimiento:

 

-un momento reciente

-un momento antiguo

-durante mi infancia

-una experiencia en el trabajo

-en familia

-con amigos

-en movimiento

-inmóvil

-etc.

Y todos estos eventos son agradables.

 

 

ETAPAS DEL PROCEDIMIENTO

 

  1. El sujeto, A, encuentra una experiencia positiva, agradable.

 

  1. Durante esta experiencia, A encuentra el momento más intenso, el más específicamente positivo. Si hay varios, escoger uno solo.

 

  1. Comprobar que A está realmente asociado con el evento. Esto quiere decir que lo vive desde el interior y no que se observa como si se viera en una pantalla de cine.

 

Es muy importante estar en la experiencia: ver de nuevo lo que vimos, escuchar lo que escuchamos y, por tanto, resentir lo que sentimos en aquél momento. En consecuencia, el sujeto debe expresarse espontáneamente en presente y en primera persona. Por ejemplo: “Estoy viendo de nuevo a tal individuo y escuchando a tal otro.”

 

  1. el Bioterapeuta, B, puede reformular diciendo:

>>Y mientras estás viendo a X y escuchando a Y, tal vez con tal aroma llegando hasta ti, o con tal sabor, ¿qué ocurre exactamente en tu interior ahora mismo?

>> ¿En qué parte de tu cuerpo ocurre? ¿A la derecha? ¿A la izquierda? ¿En el centro? ¿En el vientre? ¿En los hombros?

>> Y esto, ¿Qué sensación o sensaciones te produce exactamente? ¿Es una sensación que te aprieta? ¿Es un vacío? ¿Es compacta? ¿Es en la superficie o en profundidad? ¿De qué tamaño?

>> ¿Qué sientes? ¿Cómo se llama ese resentir?

 

Como ya se ha mencionado, es B quien debe velar por que el sujeto esté en la experiencia interior.

 

>> Si concretases en una palabra, en un nombre, esta emoción, este resentir, esta experiencia, ¿qué palabra utilizarías? ¿Qué te viene a la cabeza? ¿Con qué contactas? ¿Qué sientes?

 

  1. Test

Cuando A pronuncia ese término, esa palabra, ese calificativo de su experiencia interior que podemos llamar resentir, este se amplifica y, naturalmente, se percibe desde el exterior: cambia la postura del sujeto, la expresión que refleja su cara, la calidad de su respiración, que a menudo se vuelve más amplia y a veces viene acompañada de ruidos digestivos u otras expresiones que manifiestan que el sujeto está en una experiencia interna de transformación.

 

 

 

11 Procedimiento Crear un espacio revitalizador

  • Nivel de dificultad: Muy Fácil.
  • Índole: visualización, utilización del espacio.
  • Indicación: acceder voluntariamente a un resentir revitalizador.
  • Contraindicaciones: ninguna.
  • Materiales: ninguno.

 

Introducción

Nuestro cerebro es capaz de crear cantidad de cosas más o menos conscientes e inconscientes.

Demasiado a menudo, las terapias solo ponen el acento en el inconsciente y sus sufrimientos. Gracias a este Procedimiento, vas a entrenarte para crear resentires positivos. Si una persona está, por ejemplo, siempre sumergida en lo negativo, este entrenamiento, basado en los resentires positivos que le exigen perseverancia y asiduidad, será un trampolín para alcanzar grandes satisfacciones.

 

 

ETAPAS DEL PROCEDIMIENTO

 

  1. Hazte la siguiente pregunta: “En la naturaleza, ¿qué entorno sería el más revitalizador para mí?”

 

  1. Ponte de pie, cierra los ojos e imagina que esculpes virtualmente ese lugar con tus manos. Sigue trabajando en la escultura hasta estar plenamente satisfecho/a.

 

  1. Da un paso adelante y colócate en el centro de tu creación.

 

  1. Deja que tu cuerpo se mueva hasta que sienta plenamente todo lo que has creado en el interior de ese paisaje. Siente las repercusiones de esa creación en tu cuerpo. Siéntete realmente libre de mover tu cuerpo. Cuando esa creación desaparezca, el resultado puede ser un sentimiento de paz y de vitalidad en ti.

 

  1. Abre los ojos al tiempo que sigues en contacto con tu experiencia interior.

 

Testimonio

La existencia de la señora X es una lucha continua. Le proponemos este Procedimiento y le sugerimos que lo repita regularmente en su casa. Tras algún tiempo de práctica, la señora X expresa: “Por fin me siento en contacto conmigo misma, con mi cuerpo. Confío en lo que ocurre en mí.”

 

 

12 Procedimiento Guiar para crear

  • Nivel de dificultad: Muy Fácil.
  • Indicación: mejorar tu confianza en ti mismo.
  • Condiciones de realización: solo.
  • Tiempo necesario: 15 minutos.
  • Materiales: hojas blancas y lápices.

 

Introducción

La escritura es un poderoso factor para examinar un resentir. Tras un tiempo de aprendizaje, la costumbre y la soltura aparecerán rápidamente. Lo único que hace falta es empezar a entrenarse.

Con demasiada frecuencia tendemos a ver el vaso medio vacío en vez de medio lleno. A fuerza de vivir nuestro conflicto, la tendencia casi siempre es dramatizarlo. Hagamos una simple pausa y observemos lo que realmente amamos de la vida. Sobre todo esos pequeños detalles tan agradables…

 

 

ETAPAS DEL PROCEDIMIENTO

 

  1. 1. Prepara unas hojas blancas, formato A4, por ejemplo. Las hojas rayadas o las cuadriculadas pueden recordarte tus fracasos escolares y, por tanto, inhibir tu proceso creativo.

 

  1. Imagina que alguien amable se sienta a tu lado, muy cerca de ti, y que entonces se crea un clima de confianza y de seguridad.

 

  1. Completa espontáneamente las siguientes frases:

 

“Soy feliz  cuando________________________________________________________.”

 

“Disfruto cuando

 _____________________________________________________________.”

 

“Me gusta mi vida

 cuando______________________________________________________.”

 

  1. Me concedo la libertad de expresarme en mis hojas o en el teclado sin censurar nada, sin intentar escribir frases hermosas, sin preocuparme de la ortografía.

 

  1. Luego dibujo lo que se me pasa por la cabeza, todo ello relacionado con mis respuestas.

 

  1. Al terminar este Procedimiento, tomo conciencia de nuevas sensaciones agradables y las anoto.

 

 

 

13 Procedimiento Un agradable paseo por tu historia

  • Nivel de dificultad: Fácil.
  • Objetivo: permitirte un paseo por la historia de tu vida y descubrir cómo codificas lo agradable en ti; luego, intensificar esa sensación.
  • Condición: al principio, dos personas; tras varias horas de experiencia compartida, será posible hacer el Procedimiento a solas.
  • Tiempo necesario: prever unos 40 minutos.
  • Materiales: lápices y hojas.

 

Introducción

Se trata de un modelo importante, pues le permitirá a la persona pasearse por su historia, ir en busca de eventos a veces poco agradables o, incluso, francamente negativos. El Bioterapeuta es como un proyeccionista que va a ayudar al sujeto a visitar su historia y a trabajar en sus resentires para liberar todos los que se acumularon a consecuencia de un shock o de un conflicto. A menudo, el sujeto ha retenido esa consternación, ese pasmo, en su interior, en el interior de sus tejidos, en el interior de su biología. Pero antes que nada, vamos a trabajar en los resentires positivos para observar cómo una persona puede moverse en su resentir positivo.

Durante este ejercicio, vas a vivir una experiencia, vas a observar cómo surgen los resentires. Basta únicamente con pedirlo para que los resentires aparezcan, ya que, fundamentalmente, nuestro inconsciente es benévolo. Si le pedimos algo, él nos lo entrega muy amablemente, encantado de hacerlo. Podemos pedirle, bien momentos de resistencia y trabajar sobre esas resistencias (dificultades), bien momentos muy agradables y trabajar en resentires muy agradables. Durante el tiempo que va a durar este ejercicio, te propongo que te concentres en resentires positivos. Vas a viajar al interior de ti mismo y vas a permitir que emerjan los resentires, sean los que fueren. En esta fase, es preferible tener los ojos cerrados. Vas a recordar momentos precisos. Sobre todo vas a dejar surgir unas impresiones y observar de qué forma surgen en tu interior. Recuerdos que datan de una hora o de hace veinte años han dejado múltiples informaciones en nuestro inconsciente.

 

 

ETAPAS DEL PROCEDIMIENTO

 

  1. Te relajas. Encuentras una postura agradable.

 

  1. Observas el mundo exterior.

Al principio abres los ojos y observas las cosas del exterior. Observas detalles de esta habitación. Señalas un detalle en la habitación en el que tal vez nunca habías reparado. Puedes descubrir que, aunque lleves horas aquí, todavía hay detalles que se te escapan. Y si has decidido fijarte en detalles, los detalles terminan apareciendo. Con el inconsciente ocurre algo parecido. Si pedimos algo muy preciso, el inconsciente nos dará momentos, sensaciones muy precisas. No te extrañes de lo que va a suceder durante este ejercicio. Es normal. Es una vía natural de la biología.

Ahora tus ojos pueden cerrarse.

 

  1. Un rato agradable que pasaste hace algunas horas.

Te propongo que recuerdes un rato agradable que pasaste hace algunas horas. Y vas a señalar un detalle en tu resentir. Tienes los ojos cerrados. Y vas a concentrar tu atención muy especialmente en los colores de ese momento preciso. También puedes concentrar tu atención en los olores y los sonidos.

Escribe en una hoja de papel el aspecto positivo de tu experiencia.

 

  1. Un rato agradable de hace un año.

Ahora recuerda un rato agradable que hayas vivido hace más o menos un año. Deja que venga a ti una experiencia, luego una sensación, un resentir. Te propongo que concentres muy especialmente tu presencia en tu respiración en ese momento. Vive lo que sucedió en ese momento.

Escribe en una hoja el aspecto positivo de tu experiencia.

 

  1. Un rato agradable de hará unos diez años.

Recuerda un rato agradable que tuvo lugar unos diez años atrás.

Deja que venga a ti una sensación, un resentir. Y te propongo que concentres tu atención en tu postura.

Escribe en una hoja el aspecto positivo de tu experiencia.

 

  1. Un rato agradable de hará unos veinte años.

Ahora recuerda un evento que tuvo lugar hace unos veinte años más o menos.

Puedes concentrar tu atención, especialmente, en un movimiento, en un gesto. Deja que el resentir venga a ti.

Escribe en una hoja el aspecto positivo de tu experiencia.

 

  1. Y ahora, deja que vuelva a ti un recuerdo, una sensación, un resentir muy antiguo.

Y esta vez concentra tu atención en tu piel y en una sensación particular.

Escribe en una hoja el aspecto positivo de tu experiencia.

 

  1. Coloca en el suelo estas seis hojas de papel.

Disponlas al capricho de tu intuición.

 

  1. Ve de una a otra, a tu ritmo, en el orden que prefieras, pasando tantas veces y por tantas etapas como desees, hasta una nueva experiencia.

 

  1. observa.

¿Qué impresión se desprende de estos seis eventos?

Intensifica esta experiencia.

 

  1. Completa la siguiente frase: “Cuando revivo mis sensaciones de placer______________________________________________________.”

 

  1. Permítete imaginar el placer y hermosas sensaciones futuras.

 

 

 

14 Procedimiento Amplificación de tu conciencia sensorial

  • Nivel de dificultad: Muy Fácil.
  • Indicaciones: pérdida o debilitamiento de la conciencia de los canales sensoriales no tan utilizados como otros.
  • Objetivo: permitir, mediante un entrenamiento, desarrollar y amplificar nuestra conciencia sensorial del instante presente e intensificar una experiencia agradable.
  • Condiciones de realización: bien solo, bien entre dos; la segunda persona leerá este texto para el sujeto enfatizándolo.
  • Tiempo necesario: entre 30 minutos y mucho más tiempo.
  • Materiales: lápices, hojas, música agradable, aromas agradables, imágenes, paisajes, sabores y cualquier otro tipo de estimulación sensorial placentera.

 

Introducción

Todo ser humano, según su historia personal, selecciona lo que le funciona y elimina lo que le funciona menos bien. La persona va a favorecer lo que le proporciona confort, placer o seguridad, y va a eliminar lo que le causa sufrimiento y frustración. Todo esto se construye partiendo de una o varias experiencias intensas, en función de su educación.

En todos los casos, estos criterios se forjan a partir de toda nuestra historia jalonada de rastros. Experiencia limitante tras experiencia limitante, nuestro campo de conciencia se reduce a lo que nos procura confort o seguridad. Y así ya no volvemos a cuestionar las creencias del pasado, estas experiencias respecto a las cuales carecíamos de recursos.

Nos puede resultar muy provechoso sacudirnos el polvo un buen día y cuestionar nuestros hábitos, nuestros automatismos. Antes de eso, por supuesto, ¡es indispensable ser consciente de nuestro inconsciente!

 

 

ETAPAS DEL PROCEDIMIENTO

 

  1. Punto opcional

“En una hoja, escribo un problema y mi impresión respecto a ese problema.”

 

  1. Preparación

Si te parece bien, empieza con los ojos abiertos, y también con los oídos atentos, la nariz, la boca y la piel. La respiración debe ser totalmente libre y despejada. No hay cabida para ninguna clase de apremio. Hemos tomado la precaución de vaciar nuestra vejiga y de beber o comer lo suficiente, y de estar reposados.

 

  1. Ejercicios

Observa de forma global y panorámica lo que nos rodea y a lo que ya no le prestamos la misma atención que en el primer minuto del primer día de nuestra vida.

 

  1. Visual

Puedes mirar libremente el lugar que te rodea y hacer una exploración de 360°: delante, detrás, a los lados y también arriba y abajo. Como si ver no fuese un acto pasivo, sino activo. Es tan agradable asombrarse, es como si descubrieses que cada centímetro cuadrado de la superficie que te rodea fuese una obra de arte perfecta. Puedes tomarte todo el tiempo que desees para detallar no solo los tonos de los colores, sino también los medios tonos, los contrastes, las formas, la luminosidad, el equilibrio de los volúmenes, la perspectiva, el relieve, los juegos de luces y sombras, el aspecto centellante, mate o brillante; todo ello de la forma más objetiva posible. Para este ejercicio no resulta útil, e incluso puede ser perjudicial, imaginar, ver lo que no está, establecer vínculos a partir de lo que ves. Lo mejor es centrarse en la visión objetiva de lo que realmente se halla ante ti, igual que lo haría una cámara.

Pausa, larga pausa…

 

  1. Auditivo

Pon toda tu presencia, toda tu conciencia en los ruidos, en los sonidos. Localiza con la mayor precisión posible la fuente de todos esos ruidos; detalla todas las subtonalidades: graves…, medios…, agudos…, el volumen…, la tesitura…, la frecuencia…, la amplitud. Es inútil, incluso nefasto, explorar lo que sientes al escuchar tal o cual sonido e imaginar lo que representa. ¿Es una cortadora de césped? ¿O una motocicleta? De momento, son preguntas inútiles. “Localizo el sonido que viene de arriba, de la derecha, más bien lejano, con un volumen fuerte y grave”. Puedes girar sobre ti mismo a fin de que tu oído derecho capte el sonido y luego volver a girar sobre tu eje para que el izquierdo capte ese mismo sonido.

Pausa, larga pausa…

 

  1. Olfativo

Tómate todo el tiempo que necesites para ser sensible a todos los olores delicados, las fragancias y los sutiles efluvios que vienen a hacerte cosquillas hasta el interior de tus fosas nasales. Pon tu presencia y tu conciencia sin necesidad de amplificar nada. Para ello, puede ser necesario que te acerques a una mesa de madrea, a una planta, a la ropa de un amigo; y también deambular comparando la cocina, el cuarto de baño, el dormitorio, así como distintos espacios exteriores. Para este ejercicio, puedes alternar: ojos abiertos, ojos cerrados. Igualmente puedes alternar una ventana nasal y luego la otra.

Pausa, larga pausa…

 

  1. Gustativo

Vas a disfrutar, si así lo deseas, probando distintos alimentos sólidos y líquidos con toda tu conciencia, para distinguir no solamente los cuatro sabores –dulce, salado, amargo y ácido-, sino también la textura y la diferencia entre lo que percibes en la punta de la lengua y lo que sientes en el fondo de la lengua o en sus bordes laterales.

Pausa, larga pausa…

 

  1. Tacto

Entra en contacto con objetos de todo tipo, primero con las manos, variando las texturas y los materiales. Puedes tomar el mismo objeto primero con la mano derecha y luego con la izquierda. Y deslizar algunos de estos objetos por tu cuerpo. Tu mano, tras haberlos tocado, puede posarlos en tus rodillas, en tu vientre, en tus hombros y en toda tu anatomía, como una caricia.

Pausa, larga pausa…

 

  1. En uno mismo

Una vez terminada esta exploración de los cinco sentidos, puedes rehacer cada etapa de este Procedimiento: tumbado, con los ojos cerrados y la boca ligeramente entreabierta, revive todo esto, atento a tu resentir, pues tu espíritu se dirigirá hacia lo que te resultó más agradable y más confortable.

Pausa, larga pausa…

 

  1. a continuación, vas a concentrarte y a realizar, sobre todo, lo que te resultó más difícil, a fin de rehacer específicamente la etapa de este ejercicio que más problemas te planteó. Se trata de desarrollar poco a poco ese sentido, de disfrutar de lo que apenas usas y que es como un potencial en reserva, un potencial de felicidad y de recursos; es decir, ese sentido o esa parte sensorial menos utilizada. ¡Insiste igual que lo haría un fisioterapeuta con un músculo entumecido tras una larga inactividad!

 

  1. Variante

En cuanto lo desees y tengas tiempo, concéntrate en resentires agradables en relación con tu entorno utilizando siempre todos tus canales sensoriales.

 

  1. Opcional

Retoma la hoja del primer punto opcional, del problema que has escrito, y responde a esta pregunta:

“¿Cuál es mi impresión ahora?”

_______________________________________________________________

 

 

15 Procedimiento Cambiar de emoción mediante el movimiento

  • Nivel de dificultad: Más difícil.
  • Indicaciones y objetivo: en primer lugar, se trata de un objetivo pedagógico: tomar conciencia de que nuestro cuerpo está ligado a nuestras emociones, y nuestras emociones a nuestro cuerpo. En realidad los dos forman un todo. Esto es pedagógico y útil en una conferencia o para transmitir la información, el mensaje de la unidad: el cuerpo, es decir, el conjunto de nuestras células, y la emoción, es decir, el conjunto de nuestros resentires.

Segundo objetivo: transformar una emoción-problema negativa en una nueva experiencia agradable, de forma muy simple e inmediata, sin necesidad de entrar en el contenido o de hacer una larga terapia, o de ser inteligente. Así pues, esto es accesible a cualquier individuo, incluso si el sujeto, aparentemente, es reacio a toda introspección o a cualquier trabajo de rememoración.

  • Condiciones de realización: se hace entre dos personas.
  • Materiales: mucho espacio.

 

Introducción

Todas las tradiciones religiosas, espirituales y místicas lo comprendieron desde el principio: el cuerpo exterior está ligado a la vida interior; si no fuese así, ¿por qué las posturas específicas para la meditación, la plegaria, la oración? ¿Por qué las prácticas como el Qi Gong, el Tai Chi o el Yoga? ¿Y por qué si no las artes marciales y las prácticas de los samuráis, las katas, propiciarían una experiencia interior tan poderosa? Es como un ajuste de todas nuestras dimensiones.

También podemos servirnos de esta unidad, de este impacto de la postura hacia la emoción, puesto que sabemos de su gran importancia, en sentido contrario: de la emoción hacia la postura. Una persona depresiva no tiene la misma postura general que una histérica. Una persona angustiada no exhibirá el mismo ademán que alguien que se siente seguro y confiado, o que alguien en estado de ebriedad.

 

 

ETAPAS DEL PROCEDIMIENTO

 

Necesitarás recordar tres experiencias:

  1. Una experiencia-problema que te gustaría hacer evolucionar;
  2. Una experiencia-recurso que seas capaz de encontrar con los Procedimientos precedentes;
  3. Una experiencia que puede estar ligada a un Maestro o a un mentor.

 

  1. Postura-problema
  2. Recuerda una experiencia difícil, un problema.
  3. Observa lo que te rodea y elige un emplazamiento para revivir este recuerdo. Tu cuerpo halla una postura física que se adecua a la emoción interior: sufrimiento, angustia… Tal vez estés acurrucado, o tumbado sobre el vientre, o sentado en una silla, completamente inmóvil.
  4. Cuando ya has encontrado tu postura, le haces un leve gesto a tu guía; entonces él te pide que “fotografíes” bien esa postura a fin de repetirla en otro momento, que seas totalmente consciente de cada parte de tu cuerpo.
  5. Luego sales de ese espacio, de esa emoción, para observar desde el exterior al otro tú mismo en esa postura, acurrucado o inmóvil…
  6. Respira, muévete libremente.

 

  1. Postura-recurso
  2. Recuerda una experiencia agradable, una experiencia-recurso.
  3. Tu espíritu elige un nuevo emplazamiento para vivir en él un resentir positivo. Tu cuerpo se convierte en una escultura viviente que manifiesta tu vida interior, tus resentires, al detalle.
  4. Cuando logres un resultado satisfactorio, haces una leve señal a tu guía, que te deja en esa posición unos segundos más y te invita a tomar una “foto” de esa postura, para recuperarla más adelante.

 

  1. Elegir cambiar

Después sales de ese espacio igual que sales de un traje para mirarlo desde el exterior. Miras las dos esculturas de ti mismo para decidir libremente si eliges dejar al que está bloqueado en su sufrimiento y su malestar o si deseas aportarle nuevos recursos.

Si aceptas la perspectiva de un cambio, la perspectiva del bienestar, y solo en este caso, tu guía prosigue el Procedimiento con el punto 4 o va directamente al 5.

Respira, muévete con libertad.

 

  1. Opcional: con una tercera escultura

Esta vez vas a visualizar a un guía, a un mentor, a un referente.

  1. En el espacio que te rodea, escoge un lugar para imaginar en él a un maestro espiritual, un artista, un escritor, un personaje célebre del pasado, o bien cualquier otro individuo que, en tu opinión, tenga recursos sublimes y útiles para ti.
  2. Observa cada detalle de la postura de ese guía, como si fueses un turista ante una obra de arte.
  3. Una vez que has observado la postura de forma global y en detalle, entras en esa escultura, te conviertes en esa postura, en ese movimiento o en esa estabilidad, a fin de tener en ella una experiencia personal, interior, sensitiva.
  4. Amplifica tu experiencia y luego le haces un gesto a tu guía, que, por tercera vez, te incitará a memorizar la posición.
  5. Sales de este espacio y observas las tres esculturas.
  6. Respira, muévete libremente.

 

  1. Del problema al recurso
  2. Entras en la primera escultura negativa.

Estás en ese espacio-problema como en una burbuja, un cercado, un callejón sin salida. Sigue en contacto con la experiencia interior que te creaba un problema, con los recuerdos, las imágenes, los sonidos…

  1. … sin dejar de desplazarte hacia el espacio-recurso. Vas a entrar en contacto con el espacio-recurso. Y pronto los dos espacios formarán uno solo.

En tu cabeza estás en contacto con lo que te planteaba un problema, y tu cuerpo entra en la escultura, se convierte en la escultura-recurso. Tu espíritu ve, escucha la situación que ha planteado un problema, mientras que tu cuerpo está exactamente en la postura-recurso, incluso en lo que atañe a la respiración.

 

  1. Variante, si has hecho el punto 4
  2. a) Si lo has elegido, puedes continuar este Procedimiento yendo hacia el tercer espacio, el de tu mentor, de tu referente.
  3. b) Retén esta experiencia-problema mientras te diriges hacia ese ser. Entras en su espacio y adoptas exactamente su postura, todo ello manteniendo en el espíritu y en la memoria el contacto con lo que habías considerado un problema.

 

  1. Formula todos los cambios interiores, emocionales, cognitivos

¿Cuáles son las nuevas emociones, las nuevas sensaciones, tus nuevas creencias, las nuevas opiniones y puntos de vista diferentes?

Escríbelas.

 

El consultante (paciente) tendrá ahora la impresión de que cada objeto está vivo, animado, incluso habitado. Cada lápiz, cada hoja de papel, cada juguete es un vehículo que puede transformarse en emoción y partir de viaje hacia nuevos horizontes, hacia nuevos espacios donde vivir. Cada parte de la habitación cobra una especie de densidad, compacta y ligera al mismo tiempo.

 

Esto invita al consultante al encuentro con las sagaces profundidades interiores. Está listo para encontrarse poco a poco consigo mismo, para encontrarse con los fantasmas asentados en sus recuerdos, con sus horrores, sus pesadumbres, sus confusiones, sus historias llenas de resplandores en la noche…

 

Está listo porque puede deslizarse desde sus problemas hasta su dicha y desde su dicha hasta su felicidad; va a proseguir su paseo por su línea de vida, una marcha que lo conducirá desde sus recuerdos agradables a futuros recuerdos maravillosos. Ya no está triste por haber estropeado esos instantes. Los recuerda con indulgencia y sonríe; es el pasado, historias de niños que olvidan que la vida es un juego, una fiesta, una oportunidad para crecer.

 

También se ha curado de aquella escena dolorosa. La revive, pero acompañada de tantos recursos que ya no tiene el mismo sentido ni el mismo impacto; se siente como desligado y libre. Ha esculpido su emoción  de entonces y se ha deslizado hacia una emoción de ligereza feliz; aquella situación le parece de lo más gracioso.

 

Puede sentirse lleno de sensaciones y de sí mismo, abierto al resto del universo.

Está listo para ir del sufrimiento a un nuevo nacimiento. Está listo para volver a soñar sus sueños y revivirlos a fin de encontrar el origen de su enfermedad, de su malestar.

 

 

CUESTIONARIO: ¿CÓMO ME GUSTA RELAJARME?

¿Qué me permite relajarme?

¿Y qué aumenta mi sensación de seguridad y confort?

-la iluminación:

-el lugar:

-el momento del día:

-el entorno: solo/a, acompañado por…

-la música:

-mi posición corporal:

-mis pensamientos e imágenes mentales, algunas frases:

-mis emociones:

 

¿Qué me impide relajarme?

(Utilizar la misma lista)

 

¿Qué parte de mi cuerpo se relaja primero?

 

¿Cuál es la primera sensación que me indica que estoy empezando a relajarme?

 

¿Cómo es mi respiración?

-Cuando empiezo a relajarme:

-Cuando estoy en plena relajación:

 

¿Cuáles son los beneficios de mis momentos de relajación?

-A corto plazo:

-A largo plazo:

-Para mí:

-Para los demás:

 

 

 

16 Procedimiento Aprendizaje de la biorrelajación

  • Nivel de dificultad: Muy Fácil.
  • Índole: relajación.
  • Indicaciones: todas.
  • Contraindicaciones: ninguna.
  • Objetivo: estar en contacto con tu cuerpo y tu inconsciente durante la relajación. Autohipnosis.
  • Condiciones de realización: solo/a o con un Bioterapeuta.
  • Tiempo necesario: entre 10 minutos y una hora.
  • Materiales: eventualmente, música de relajación; una esterilla, un almohadón.

 

Introducción

Si tienes la impresión de estar estresado y tenso a menudo, he aquí algunos consejos. En efecto, aprendiendo a relajarte lograrás con mayor rapidez algunas modificaciones en tu inconsciente biológico. Tú decides el tiempo que quieres dedicarle a este proceso. Por lo demás, hay disponibles numerosos libros y CD que te ayudarán a entrar en estado de relajación.

 

 

ETAPAS DEL PROCEDIMIENTO

 

  1. El paseo

Dedícale un tiempo a pasear. Deja ir tus pensamientos y permanece en contacto con tu entorno. Mira, siente, toca los objetos que te rodean. Si puedes elegir, mejor pasear por el campo, por un bosque; pero cualquier otro lugar también te servirá.

 

  1. El baile

Selecciona una música rítmica o que incluya instrumentos de percusión. Permítete bailar durante al menos 10 minutos, sin preocuparte por qué tal lo haces. Baila como te apetezca; mueve todo el cuerpo. Respira por la nariz y la boca.

 

Observación

Demasiado a menudo, nuestra rígida educación (como esas reglas que debemos acatar aunque nos parezcan inadecuadas) contribuye a la instalación de numerosas tensiones en nuestro cuerpo.

 

  1. La respiración

De pie, sentado o tumbado, simplemente toma conciencia de tu respiración. Visualiza tu respiración recorriendo las diferentes partes del cuerpo. Amplifica tus sensaciones en cada una de estas partes y luego deja que tu respiración aminore su ritmo y se relaje. Si has bailado o caminado justo antes, esta etapa sobre la respiración se hará más fácil.

 

Comentarios

Si has seguido estas tres etapas con regularidad, ahora estás listo para entrar en Procedimientos más específicos.

La relajación es un estado natural del cuerpo. Dicho estado es necesario para la reparación profunda de tu cuerpo. Muy a menudo, relajación y somnolencia van a la par. Con un poco de entrenamiento, podrás relajarte profundamente al tiempo que permaneces consciente. Es muy beneficioso.

 

 

 

17 Procedimiento Acojo el sentido de mi enfermedad

  • Nivel de dificultad: Fácil.
  • Índole: visualización.
  • Indicaciones: enfermedad, malestar.
  • Contraindicaciones: dificultad para visualizar, dificultad para relajarte.
  • Objetivo: obtener informaciones inconscientes sobre ti mismo.
  • Condiciones de realización: solo, con un Bioterapeuta o incluso en grupo.
  • Tiempo necesario: entre 30 y 40 minutos.
  • Materiales: un Fácil, una cama confortable o unos almohadones; puedes tener a mano una hoja o tu diario de a bordo, en el que escribirás todo lo que te parezca importante.

 

Introducción

Trabajando sobre palabras-clave vas a poder acceder a nuevas informaciones sobre ti mismo y sobre los conflictos inconscientes codificados en tu biología.

 

 

ETAPAS DEL PROCEDIMIENTO

 

  1. Antes que nada, estírate, bosteza, respira profundamente varias veces.

 

  1. Luego, sentado o tumbado, encuentra una posición cómoda, que te permitirá dejar venir toda una serie de informaciones.

 

  1. Imagina una pantalla frente a ti mientras permaneces con los ojos cerrados o medio cerrados. También puedes fijar tu mirada en una pared uniforme.

 

  1. Deja venir espontáneamente el color que va a inundar esa pantalla.

 

  1. Escribe virtualmente en el centro de la pantalla la palabra sobre la que deseas encontrar nuevas informaciones. Puede tratarse de un síntoma, de una enfermedad o de cualquier otra palabra que te afecte, que te conmueva o que te preocupe.

 

  1. Ahora, hazte las siguientes preguntas y deja venir todas las respuestas bajo la forma de palabras, imágenes, olores, sabores o impresiones corporales… No busques sus definiciones como si fueses un diccionario, sino que, sin reflexionar, permítete hacer asociaciones de ideas, y recibe todo lo que viene espontáneamente.

 

¿Cuál es su significado para mí? Deja venir todas las respuestas bajo la forma de palabras, imágenes, olores, sabores o impresiones corporales.

 

  1. Ahora, pregúntate: “¿Qué parte de mi vida se ve afectada? ¿Íntima, relacional, familiar, profesional?…” Deja venir todas las respuestas bajo la forma de palabras, imágenes, olores, sabores o impresiones corporales.

 

  1. A continuación: “¿Qué etapa de mi vida está afectada? ¿Adulta, joven, adolescente, preadolescente, infantil, de lactancia, vía intrauterina, anterior?”

 

  1. “¿Qué edad tenía en aquel momento?” Deja venir un número de aquella etapa.

 

  1. “¿Qué desencadenó aquello?” De nuevo, deja venir sin esfuerzo todas las respuestas, en la forma que sea. “Me permito revisitar ese momento como si viese una película en el cine. Me fijo en los actores, en el vestuario.”

 

  1. “¿Cuál fue el evento que desencadenó aquello en mí?”. “Identifico el momento exacto en que ese algo me disgustó, me hizo daño o me amenazó”.

 

  1. “¿Qué tendría que cambiar yo en esta situación para transformarla en un momento agradable?”

 

  1. “¿Qué sucede en mí con este cambio? ¿En mi interior, en mis emociones o en mi resentir?”.

 

  1. Asociarse, vivir este cambio desde el interior intensificando las sensaciones agradables.

 

Aunque puede suceder que no consigas cambiar algo, no te preocupes, será preciso repetirlo varias veces.

Si has logrado cambiar tu resentir, puedes trabajar en otras palabras.

 

 

Observación

Es necesario practicar este Procedimiento varias veces y, eventualmente, sobre distintas palabras. De manera progresiva, un mismo evento puede empezar a aparecer y a repetirse.

 

Variante por medio de la escritura

Si tengo dificultades para visualizar, hago el ejercicio escribiendo el nombre del síntoma en una hoja en vez de visualizarlo.