03. PROCEDIMIENTOS PARA BIOTERAPIA

18 Procedimiento Los cuatro sanadores

  • Nivel de dificultad: Muy Fácil.
  • Índole: visualización, relajación.
  • Indicaciones: problemas orgánicos.
  • Contraindicaciones: dolores excesivos, trastornos mentales importantes, imposibilidad de visualizar.
  • Objetivo: aumentar tu conciencia orgánica, modificar algunos resentires orgánicos.
  • Condiciones de realización: solo/a o con un Bioterapeuta.
  • Tiempo necesario: 30 minutos.
  • Materiales: ninguno.

 

Introducción

Cada personaje propuesto es una metáfora o un símbolo que nos ayuda a concretar nuestro resentir y que lo hace evolucionar.

Este Procedimiento funciona bien a condición de que estés cómodo con la visualización. Si no es el caso, necesitarás simplemente un poco de entrenamiento.

También puedes grabar las etapas para que luego solo tengas que escuchar tu voz.

 

 

ETAPAS DEL PROCEDIMIENTO

 

Elige una postura confortable. Cierra los ojos. Toma conciencia de los diferentes puntos de apoyo de tu cuerpo. Luego respira profundamente y convierte cada exhalación en un suspiro. Con cada exhalación te relajas un poco más, conservando, sin embargo, el suficiente tono muscular para estar a la escucha de ti mismo. Si te duermes, una parte de ti va a retener esas informaciones.

Desciende más y más profundamente en la consciencia de tu cuerpo. Observa desde el interior la totalidad de tu cuerpo. ¿Qué parte de él quieres mejorar, sanar u optimizar? Pasa revista a tu cuerpo; permanece atento, pues tu intensión debe ser descubrir una zona corporal importante para ti y que deseas mejorar.

 

“Ahora voy a entrar en esa parte de mi cuerpo que deseo tratar. Entro en esa parte. Me instalo en su interior, en el centro de esa parte.”

 

-Recurro a un escultor que tiene la capacidad de utilizar todas las herramientas válidas para su obra: una herramienta cortante, una térmica, otra para la modificación de la estructura de esta parte… Lo dejo trabajar en mí con sus eficientes y útiles herramientas para conseguir la curación. Tal vez necesite un equipo u otras cosas… Cuando siento que la escultura está totalmente terminada, observo el trabajo realizado.

 

-Luego recurro al joyero, que va a trabajar con más delicadeza y con herramientas más precisas. Por ejemplo, las piedras preciosas que favorecerán el resplandor… Dejo trabajar a este joyero en mi interior. Retrocedo para tener mejor perspectiva y detallo el magnífico trabajo realizado en esta parte.

 

-A continuación reclamo la presencia del director de orquesta con el fin de armonizar esta parte con el resto de mi cuerpo. Dejo trabajar al director de orquesta en mi interior para que armonice y permita la integración total.

 

-Según mis creencias, me pongo en contacto con un ser de luz, Jesús, Buda, un ángel, una luz, la supraconsciencia… Elijo el de mi preferencia y le pido que me ayude a armonizar el interior, así como el espacio energético alrededor de mi cuerpo.

 

 

Observación

Si este trabajo se ha hecho a fondo, concédete siempre un tiempo de integración y relajación.

 

 

 

Las cuatro realidades biológicas

 

Introducción

En todo momento, nuestra vida pretende satisfacer cuatro realidades: la supervivencia arcaica, la protección, la valorización y la organización de nuestra vida social.

Nuestro cerebro está dividido en cuatro partes funcionales y cada una de estas partes se ocupa de una de estas cuatro realidades:

 

-Tronco cerebral: supervivencia;

-cerebelo: protección;

-parte central de los dos hemisferios cerebrales: valorizaciones;

-periferia de los dos hemisferios cerebrales: vida social.

 

Cada zona cerebral tiene bajo su control un conjunto de órganos que desempeñan un rol preciso.

Los órganos sujetos al control del tronco cerebral (pulmones, hígado…) se ocupan de nuestra supervivencia (respiración, digestión…).

Los órganos a cargo del cerebelo (dermis, pericardio…) se ocupan de nuestra protección (del cuerpo, del corazón…).

Los órganos ligados al centro de los hemisferios (huesos, músculos…) se ocupan de nuestras valorizaciones (en la estructura, respecto al poder…).

Los órganos ligados con el córtex (vagina, vejiga…) se ocupan de nuestra vida social (sexual, territorial…).

 

En consecuencia:

La primera planta se ocupa de las funciones arcaicas.

La segunda planta se ocupa de las funciones de protección.

La tercera planta se ocupa de las funciones de valorización.

La cuarta planta se ocupa de las funciones de la vida social.

 

En cuanto hayas comprendido intelectualmente la realidad de las cuatro plantas biológicas que constituyen el ser vivo y cuya totalidad nos constituye a “Nosotros” como seres autónomos, habrá que explorar desde el interior, en el resentir, estas diferentes plantas, es decir, sus sensibilidades biológicas.

De este modo los Procedimientos tendrán un alcance pedagógico para los alumnos en prácticas y los futuros Bioterapeutas, así como un alcance en el terreno del diagnóstico y el tratamiento. Gracias a estas exploraciones interiores, podremos posar la conciencia en cada órgano y, simultáneamente, en el estado emocional y energético asociado a este. En caso de debilidad o desfallecimiento, aparecerá una emoción.

 

 

 

19 Primera Etapa Procedimiento Respiración en los órganos

  • Nivel de dificultad: Delicado.
  • Indicaciones: curiosidad, desarrollo personal.
  • Contraindicaciones: enfermedad grave y paciente angustiado.
  • Objetivo: pedagógico y diagnóstico.
  • Condiciones de realización: dos personas; disponer de un mapa de los relevos biológicos del cerebro (mapa de las conexiones neuronales).
  • Preparación: es preciso saber un mínimo de anatomía y de Biodescodificación.
  • Tiempo necesario: entre 30 y 40 minutos.
  • Materiales: láminas anatómicas, esquemas de Biodescodificación.

 

Órganos ligados a la primera planta:

Amígdala – boca (submucosa) – esófago (tercio inferior) – estómago (curvatura mayor) – duodeno – intestino delgado – apéndice – colon – ciego (primera porción del intestino grueso) – colon sigmoides – submucosa del tracto digestivo – epiplón – oreja media – trompas de Eustaquio – glándulas lagrimales – vegetaciones – glándulas salivares – faringe – páncreas – hígado – vejiga – canales colectores del riñón – próstata – gónadas – útero (cuerpo del) – placenta – trompas de Falopio – pulmones (alveolos) – hipófisis – glándula tiroides – paratiroides – timo.

 

Vas a visualizar todos estos órganos para tener una representación mental de los mismos. Pero también puedes buscar unas láminas anatómicas del cuerpo humano para tener una visión aún más clara. El cerebro izquierdo es la parte racional, intelectual, precisa y lógica. Con este ejercicio vas a viajar del cerebro izquierdo al cerebro derecho.

 

 

PRIMERA PARTE DEL PROCEDIMIENTO

 

  1. Te instalas cómodamente. Te dejas conducir.

Cierra los ojos. Afloja la mandíbula. Sientes tus manos confortablemente apoyadas.

 

  1. Permítete suspirar profundamente. Inspira y exhala por la boca; esto te ayudará a situarte en tu resentir. (Respirar por la nariz te coloca en un sistema de control, respirar por la boca te hace trabajar en tu resentir). Utiliza tu respiración para descender al interior de tu cuerpo. Tómate tu tiempo y contacta con tu resentir. Deja que tu respiración se amplifique progresivamente hasta sentirla plena. Inspira y exhala varias veces, ampliamente, y luego deja que tu respiración siga con libertad, como mejor le convenga.

A lo largo de todo este ejercicio, tu respiración será tu punto de referencia.

 

  1. Ahora pon tu atención en la base de tu cerebro, simplemente en la percepción de tu tronco cerebral.

 

Miro mi tronco cerebral desde el interior. Y me dedico a contemplarlo como es, sin juicios, sin miedo, con toda naturalidad. Luego voy a ponerme en contacto con todos mis órganos ligados al tronco cerebral. Dejo venir mis percepciones de mis órganos en su función fundamental, arcaica, esencial.

 

  1. Empiezo mi viaje por las amígdalas – boca (submucosa) – esófago (tercio inferior) – estómago (curvatura mayor) – duodeno – intestino delgado – apéndice – colon – ciego (primera porción del intestino grueso) – colon sigmoides – submucosa del tracto digestivo – epiplón – oreja media – trompas de Eustaquio – glándulas lagrimales – vegetaciones – glándulas salivares – faringe – páncreas – hígado – vejiga – canales colectores del riñón – próstata – gónadas – útero (cuerpo del) – placenta – trompas de Falopio – pulmones (alveolos) – hipófisis – glándula tiroides – paratiroides – timo.

 

Acabas de realizar un tour panorámico en tu propio resentir de los órganos ligados al tronco cerebral.

 

 

SEGUNDA PARTE DEL PROCEDIMIENTO

 

  1. En esta segunda parte, vas a dejarte atraer por un órgano en concreto. O por una sensación en un órgano. Observa esta sensación en ese órgano. ¿Cómo se manifiesta? El color. La intensidad del color. La forma. La presión en el interior. ¿Qué otros detalles puedes encontrar? La longitud. La altura. El peso. La densidad. Simplemente déjate guiar por tu resentir. Entra realmente en el interior de tu sensación.

 

  1. Cuando te sientas en el centro de ese resentir, de esa sensación, permítete respirar en el interior de ese resentir. Simplemente introduces tu respiración.

 

  1. Observa, desde el interior, los cambios de tu resentir.

 

  1. Si te sientes en el corazón de algo, acéptalo sin ofrecer resistencia.

 

  1. Define todos los detalles de tu resentir. La forma, el color, la densidad, la presión. Y aprende a estar frente a tu resentir tal y como es, a vivir con él.

 

  1. Respiras en el interior de este órgano, en cada una de sus partes. Respiras en el interior de tus resentires. Introduces movimiento en este espacio.

 

  1. Si lo deseas puedes ir a otro órgano o zona corporal; y, de nuevo, localizas tu resentir respecto a ese nuevo lugar del cuerpo.

 

 

Recapitulación

-Respira por la boca en postura relajada. Deja aumentar la respiración hasta que se vuelva plena, amplia, durante 3, 4, 5 respiraciones. Luego te desentiendes.

-Visualiza el tronco cerebral. Es una primera visualización general.

-Visualiza cada órgano, lentamente.

-¿Qué órgano te atrae?

-Observa todos los detalles de tu resentir. La forma, el color, la densidad, la presión de la emoción que puedes resentir. Aprendes a estar frente a tu resentir tal y como es.

-Respiras en el interior de ese resentir.

 

 

Comentarios

*La pericia siempre es el cuidado por el detalle

Cuanto más trabajas en los detalles de tu resentir, más penetrarás en él.

Si estás demasiado ajeno y desconectado, te costará que las cosas se muevan en tu resentir. Es como si fueses un perito de la construcción que se pasea por un departamento. Dirá “Aquí hay humedades que vienen de tal parte”. Tendrá esa preocupación por los detalles. La pericia siempre es el cuidado por los detalles. Si quieres llegar lejos en tu resentir, debes aumentar los detalles percibidos.

 

*La respiración agita el estupor

Una vez que estás en el centro de ese resentir, que sientes que ya no hay más detalles que explorar, instalas tu respiración en un espacio de tu cuerpo que ha estado en suspenso.

Pensamos, hablamos, vivimos con nuestros órganos.

Hay estupores que podemos percibir en uno de nuestros órganos. Al incluir en él la respiración, lo agitamos, introducimos movimiento dentro de algo que ha estado petrificado. Esto transforma el resentir. En vez de introducir la respiración, también puedes imaginar una luz que penetra en su interior.

20 Segunda Etapa Procedimiento Asegurar y limpiar tus envolturas

  • Nivel de dificultad: Más difícil.
  • Indicaciones: curiosidad, desarrollo personal.
  • Contraindicaciones: enfermedad grave, paciente angustiado.
  • Objetivo: pedagógico y diagnóstico.
  • Condiciones de realización: dos personas, disponer de un mapa de los relevos biológicos del cerebro (mapa de las conexiones neuronales).
  • Preparación: es preciso saber un mínimo de anatomía y de Biodescodificación.
  • Tiempo necesario: unos 30 minutos.
  • Materiales: láminas anatómicas, esquemas de Biodescodificación.

Este ejercicio nos permitirá integrar todos los datos sobre el cerebelo y, a la vez, llevarnos a descubrir otro modelo de trabajo. Para facilitar este ejercicio, puedes releer lo referido a la segunda planta de la biología.

 

Órganos ligados a la segunda planta:

Meninges – senos (glándula) – pericardio – pleura – peritoneo – escroto o labios externos – trompas de Eustaquio – dermis – aponeurosis – vaina de mielina.

 

 

PRIMERA PARTE DEL PROCEDIMIENTO

 

  1. Ponte cómodo. Cierra los ojos. Afloja bien la mandíbula.

 

  1. Entra en contacto con tu respiración. Respira por la boca para meterte en tu resentir. Luego, progresivamente, aumenta tu respiración hasta que se vuelva completa. La mantienes completa durante cinco ciclos. Tras cada respiración completa, percibes que desciendes en tu resentir y que te relajas profundamente, cada vez un poco más (manteniendo, sin embargo, una cierta conciencia del exterior).

 

  1. Visualiza tu cerebelo y sus dos lóbulos, a la derecha y a la izquierda, en la base del cerebro. Deja que tu atención se pasee por el interior de estos dos lóbulos. “Los observo. Los miro. Los percibo. Los siento”.

 

  1. A continuación vas a visualizar cada una de las siguientes envolturas. En cada caso, vas a imaginar que son como una especie de bolsa. Después te invitaré a fijarte en la textura de cada una de estas envolturas. En tu resentir, instintivamente, ¿cómo se te aparecen estas envolturas?

 

Te invito a mirar:

La envoltura de tu cerebro: las meninges.

…pausa…

La envoltura de los órganos que queremos proteger: las glándulas mamarias.

…pausa…

La envoltura del corazón: el pericardio.

…pausa…

La envoltura de los pulmones: la pleura.

…pausa…

La envoltura del vientre: el peritoneo.

…pausa…

La envoltura a nivel del escroto (para los hombres) o de los labios externos (para las mujeres).

…pausa…

La envoltura a nivel de la trompa de Eustaquio, en las orejas.

…pausa…

La envoltura del cuerpo: la dermis, que está bajo la epidermis.

…pausa…

Las envolturas de los músculos, a nivel de las aponeurosis.

…pausa…

Las envolturas alrededor de los nervios: las vainas de mielina.

…pausa…

 

En esta primera parte, has tenido una visión general de las diferentes envolturas.

 

 

SEGUNDA ETEPA DEL PROTOOCLO

 

  1. Te invito a trabajar en una envoltura en particular. La que se te pase por la cabeza espontáneamente o la que decidas elegir.

 

  1. Vas a imaginar que colocas esa envoltura delante de ti. Te fijas en todas sus facetas, como si mirases un objeto. Observas las diferencias de color, forma.

 

  1. Vas a mejorar esta envoltura. Si sientes la necesidad de limpiarla, la limpias. Si te parece que está demasiado dura o demasiado oscura, etc., imagina lo que te resultaría más útil para que su aspecto te convenza: un pincel, un láser, un plumero o un soplido, una luz o un sonido, etc. También puedes burilarla con un martillo. Permítete reorganizarla según tu intuición. Hasta que alcances en tu interior un sentimiento de bienestar, de labor culminada.

 

  1. una vez que te sientas satisfecho de tu trabajo, vuelves a poner la envoltura en su sitio. Conectas de nuevo esta envoltura con las otras, permitiendo así la reorganización de las otras, ligadas a esta envoltura renovada y colocada en su sitio. Y permites una buena comunicación entre esta envoltura y las demás, pues ahora que está muy limpia, que está como nueva, existe la posibilidad de que entre en conflicto con otras envolturas.

 

  1. Antes de abrir los ojos, ten en cuenta que podrás retomar este ejercicio y continuarlo en otro momento, cuando lo desees.

Cuando sientas que todo está en orden de nuevo, cobras conciencia de tus puntos de apoyo: tus pies en el suelo, tus nalgas en la silla. Te reencuentras con el espacio que te rodea. Puedes estirarte, moverte.

 

Recapitulación

*Primera parte

  1. Relajación.
  2. Respiraciones, profundas respiraciones por la boca.
  3. Visualización del cerebelo.
  4. Visualización de todas las envolturas.

 

*Segunda parte

  1. Segundo paso: elegimos una envoltura.
  2. La colocamos ante nosotros.
  3. La trabajamos hasta sentirnos bien.
  4. La colocamos de nuevo en su sitio. La ponemos en comunicación con todas las demás envolturas.
  5. Retomamos contacto con nuestro entorno.

 

 

 

 

21 Tercera Etapa A Procedimiento Encontrar tus valores

  • Nivel de dificultad: Más difícil.
  • Indicaciones: desarrollo personal.
  • Contraindicaciones: enfermedad grave y paciente angustiado.
  • Objetivo: llevar recursos a una zona psico-emocional de nuestro cuerpo.
  • Condiciones de realización: dos personas.
  • Preparación: es preciso saber un mínimo de anatomía y de Biodescodificación.
  • Tiempo necesario: 30 minutos.
  • Materiales: disponer de tus manos.

Introducción

Aquí abordamos una planta muy importante por el volumen y la frecuencia. En efecto, la mayor parte de nuestro cuerpo está constituido por células procedentes de esa tercera planta. Las células constituyen el tejido conjuntivo relacionado con los siguientes órganos:

 

Órganos ligados a la tercera planta:

Tejido conjuntivo; grasa – cartílago – tendones – músculos estriados – arterias – venas – ganglios – huesos – bazo – plaquetas – glóbulos rojos – glóbulos blancos – dientes (dentina) – riñones – cortico suprarrenales – gónadas (zona intersticial).

 

Esta planta tiene su relevo cerebral situado en los dos hemisferios cerebrales, bajo el córtex. Está vinculada con la respuesta a la siguiente pregunta: “¿Acaso esto me importa, tiene algún valor para mí, biológicamente hablando?”. Si la respuesta es sí, la cosa existe; si la respuesta es no, la cosa desaparece. Esto se hace evidente, de forma muy concreta, observando cómo evolucionamos año tras año. Lo que tiene valor a los seis meses ya no lo tiene al año; lo que tenía valor en nuestra historia a los cinco años ya no lo tiene a los diez. Por eso pasamos de un juguete a otro, de una actividad a otra. Lo que echábamos de menos hasta hacernos llorar a los dos años, como la presencia tranquilizadora de mamá, su olor, puede irritarnos a los dieciocho. Lo que nos llenaba de alegría cuando teníamos tres o cuatro años, como jugar a las muñecas o a los soldaditos, un tiempo después nos impacienta o nos aburre, y nos preguntamos cómo es posible que tal o cual cosa nos apasionara. Así, lo que te importa en un momento dado deja de hacerlo poco después.  Lo que tenía valor para nuestros abuelos dejó de tenerlo para nuestros padres, que, por su parte, valoran cosas que nosotros consideramos anticuadas.

En nuestro cuerpo, esta función le corresponde al tejido conjuntivo; un gran porcentaje de nuestro cuerpo está constituido por él.

El esqueleto, por ejemplo, tiene un funcionamiento muy instructivo: unas células, las osteoblásticas, lo construyen sin descanso; otras, las osteoclásticas, lo destruyen. Desde que nacemos hasta que morimos, nuestro cuerpo se crea y se destruye sin fin al albur de las necesidades.

 

Ejemplo

Un astronauta en ingravidez ya no necesita su esqueleto, y este se descalcifica. Sus músculos y todas aquellas partes de su cuerpo que no utiliza, inútiles biológicamente hablando, se atrofian.

Lo que deja de tener utilidad desaparece, como las patas de ese mamífero al que llamamos delfín. Así pues, desvalorización no debe entenderse en un sentido psicológico, sino en su alcance biológico: la cosa ya no tiene valor, utilidad, sentido ni razón de ser; por tanto, ¡desaparece! Adiós, bicicleta, te vas al trastero o a la basura; hola motocicleta. Adiós, papá; hola colegas. Adiós mamá; bienvenidas, chicas. Nuestro esqueleto siempre va a calcificarse allí donde es más requerido y, por tanto, útil, donde tiene valor y sentido. Lo mismo ocurre con nuestros músculos o con cualquier otra parte de nuestro cuerpo. Igual sucedió con los dientes en el caso de los perros lobo, a los que, antiguamente, les resultaban imprescindibles; hoy su comida es blanda y, en consecuencia, sus dientes tienen caries y a veces se caen espontáneamente.

 

 

ETAPAS DEL PROCEDIMIENTO

 

Te relajas. Observas tu respiración. Relajas la mandíbula. Inspiras y exhalas por la boca. Bosteza si te apetece. Progresivamente, empiezas a respirar de forma más amplia. Haz respiraciones profundas.

 

  1. Visualizar un paisaje-recurso

Rememora un momento especialmente agradable durante el que estuviste en contacto con tus valores y tu identidad; por ejemplo, cuando contemplaste un paisaje bellísimo en el que te sentiste relajado. Sientes de nuevo el ambiente agradable de aquél lugar de ensueño. Estás cómodamente instalado. Sientes ese paisaje con todas tus sensaciones: con los ojos, los oídos, la nariz, la piel. Buscas el centro de tu bienestar en tu cuerpo. Una vez que lo encuentras, posas una mano sobre él.

Abandonas este paisaje. Mueve libremente tus manos. Y respira de nuevo de modo profundo.

 

  1. Resentir las estructuras

Resientes el fluir de la sangre por tu cuerpo: pulsaciones, calor, movimiento. Luego, desde la coronilla de tu cráneo hasta los dedos de los pies, sientes todas tus estructuras óseas, musculares, todos tus ligamentos y tendones. (Si es necesario, tu Bioterapeuta puede enumerar las zonas).

 

  1. ¿Sobre qué parte trabajar?

Ahora vas a permitirte resentir en qué tejido (hueso, músculo, sangre, grasa, ligamentos, tendones) y en qué parte de tu cuerpo (cabeza, cuello, tórax, brazos, antebrazos, manos, abdomen, pelvis, muslos, piernas, pies) te apetece concentrar tu atención. Cuando hayas encontrado esa zona, posas muy lentamente tu otra mano encima.

 

  1. Dejar que vuelva la imagen del paisaje agradable

Dejas venir todas tus sensaciones surgidas de la visualización del paisaje de la primera parte hasta que sientas un bienestar. Posas la mano-recurso.

Luego posas la otra mano sobre la zona del cuerpo que quieres trabajar primero.

A continuación, visualizas los elementos del paisaje positivo; viaja de la zona-recurso a la zona-problema trazando surcos, pulsando, dándole calor a los tejidos, a las estructuras, como algo que viniese de un corazón, de un sol, por ejemplo.

Una vez que estés cómodo con este Procedimiento, sigues yendo de una parte a otra, hasta que sientas que todo tu sistema conjuntivo está inundado por ese paisaje y ese bienestar.

 

  1. Retomar contacto con la realidad

Luego nuevamente estableces contacto con tu entorno: la silla, el sol… te estiras, bostezas, te mueves.

 

 

 

 

 

22 Tercera Etapa B Procedimiento Creencia y contracreencia

  • Nivel de dificultad: Delicado.
  • Indicaciones: desarrollo personal.
  • Contraindicaciones: enfermedad grave y paciente angustiado.
  • Objetivo: diagnóstico, transformación.
  • Condiciones de realización: dos personas.
  • Preparación: es necesario saber un mínimo de anatomía y de Biodescodificación.
  • Tiempo necesario: 30 minutos.
  • Materiales: papel y lápiz.

 

Este ejercicio se realiza entre dos personas y exige ponerse en escena, implicándose lo suficiente como para conseguir que se muevan las cosas.

 

  1. Determina tus palabras clave respecto a la tercera planta: “desvalorizado, inútil, bueno para nada, nulo, menos que nada, devaluado, impotente, incapaz, inepto, incompetente, torpe, desmañado, ignorante, mediano, mediocre, desacreditado, despreciado, nadie, nada, cero, superfluo…”.

 

  1. Encuentra un campo de investigación; por ejemplo: el trabajo, la familia, la escuela, el barrio, la pareja.

 

  1. Encuentra un momento preciso en que experimentaste esa palabra.

 

  1. Una vez que has encontrado ese momento preciso, permítete responder estas preguntas:

 

-¿Cuál es la posición de mi cuerpo?

-¿Cómo es mi respiración?

-¿Qué estoy haciendo?

-¿Pienso en…?

-¿En qué emoción estoy?

-¿Qué sentido, qué opinión tienes en este instante?

  • Sobre ti:
  • Sobre el otro (la relación):
  • Sobre la vida:
  • Sobre el mundo:

-¿Qué decisión tomas?

  • En lo que a ti concierne:
  • En lo que concierne a los otros:
  • En lo que concierne al mundo:

 

  1. Hazte estas preguntas hasta la aparición de una creencia repetitiva. Escríbela en una hoja de papel: A.

 

  1. Escribe todas tus respuestas en tu diario de a bordo.

 

  1. Una vez que el sujeto haya expresado todos los resentires y las creencias (la opinión, el sentido, la consideración), haz que defina la creencia inversa, la contracreencia. Se trata de lo opuesto exacto de esa creencia repetitiva, y esto desde el punto de vista del sujeto.

Cuidado, no busques una lógica literaria o gramatical, sino el resentir, la intuición, la lógica interna al sujeto.

 

  1. Escribe la contracreencia en una hoja de papel: B.

 

  1. Luego coloca estas dos hojas, A y B, en el suelo, de modo que estén a menos de un metro de distancia una de otra, en dos espacios distintos que hayas elegido intuitivamente.

 

  1. Mira de lejos las dos hojas, A y B, hasta que una nueva experiencia, una experiencia distinta, más allá de las otras dos, aparezca.

 

  1. Pon los dos pies sobre la hoja A; luego, los dos pies sobre la hoja B. Siente las diferencias. Exprésalas. Sigue con este desplazamiento alterno hasta que todas las informaciones hayan salido de ti.

 

  1. Posa un pie en cada hoja. ¿Cuál es tu experiencia? Cuando piensas de nuevo en la creencia del punto 5 (la creencia repetitiva), ¿qué ocurre?

 

 

Observación

Si aparecen otras creencias limitantes, retoma el Procedimiento a partir del punto 1.

 

 

 

 

 

23 Cuarta Etapa Procedimiento Amar tus órganos

En la evolución del ser vivo, a continuación de las tres plantas precedentes, aparece una nueva realidad: “El otro existe y puedo entrar en comunicación con él, y él puede entrar en comunicación conmigo. Y esto puede ser bueno tanto para él como para mí”.

 

  • Nivel de dificultad: Delicado.
  • Indicaciones: desarrollo personal.
  • Contraindicaciones: enfermedad grave y paciente angustiado.
  • Objetivo: diagnóstico, transformación.
  • Condiciones de realización: dos personas; tener una representación sólida de lo que es el amor; para esto, utilizar, por ejemplo, los Procedimientos: Procedimiento Feliz n°6 “Amplificación de tu conciencia sensorial”, Procedimiento Feliz n°7 “Cambiar de emoción mediante el movimiento” y el “Procedimiento Amor”.
  • Preparación: es necesario saber un mínimo de anatomía y de Biodescodificación.
  • Tiempo necesario: alrededor de una hora.
  • Materiales: amor, láminas anatómicas.

 

Te propongo que te relajes. Puedes bostezar, respirar, aflojar tu mandíbula. Cierra los ojos. Tus respiraciones, progresivamente, se vuelven más amplias.

 

IDENTIFICARSE CON… LOS GANGLIOS NOBLES.

ACARICIA TU CUELLO

 

  1. Te invito a que te conviertas en los ganglios de tu cuello. Con toda confianza, siente su presencia, que parte de la oreja derecha y de la oreja izquierda. Estos ganglios, estos canales linfáticos que corren a lo largo del cuello, del esófago, y descienden hasta el tórax, están ahí para ocuparse diligentemente de todos estos órganos nobles: cerebro, corazón, pulmones. Están ahí para protegerlos de todo cuerpo extraño, de toda agresión.

La ayuda de estos ganglios será requerida cuando surja el siguiente conflicto: “No confío en mi cuerpo. Puede desampararme”. Sin embargo, mi cuerpo está ahí; por tanto, mis órganos gozan de buena salud; estoy a salvo, estoy vivo. Pero, a veces, algunas personas desconfían de su propio cuerpo, pues está enfermo. Puede ser seropositivo[1], tener un cáncer o cualquier otra cosa.

Es un conflicto muy importante, ya que este cuerpo debe garantizarme la salud, y además, me permite encarnarme, caminar, respirar, digerir… En este conflicto, mi cuerpo, mi amigo, se convierte en mi enemigo. Se vuelve hostil. Le han encontrado una enfermedad o un defecto. Y por su culpa, mi cabeza, mi espíritu, mi ego, pueden desaparecer.

Tómate el tiempo de resentir desde el interior lo que esto puede significar en tu vida.

 

  1. Entra en relación contigo mismo, tocando y acariciando con tanto amor como sea posible tu cuello, tu tórax, a fin de emitir, de enviar, todo el amor posible a tus ganglios y a tus vasos linfáticos…

 

  1. Retoma el contacto con tu entorno. Desarrolla la sensación de tu cuerpo y de todo lo que te rodea. Puedes abrir los ojos. Y ahora nos ponemos de nuevo en camino.

 

 

IDENTIFICARSE CON… LOS BRONQUIOS.

ACARICIA TU TÓRAX

 

  1. Te propongo utilizar la libertad de estar en contacto y de convertirte en tus bronquios, esos tubos que conducen el aire hasta los pulmones y, luego, de los pulmones al exterior. Eres capaz de sentir el aire que circula por ti gracias a tus bronquios. Te transformas en los bronquios, que permiten que el espacio entre en ti. Un espacio que tú eliges, que se convierte en tu espacio interior, que es tu espacio de libertad y de seguridad. Y el espacio –tanto para el ser humano como para el animal- es muy importante. Es su garaje, su taller o su apartamento, su trabajo, su ambiente: espacio de libertad, espacio de seguridad que me da la vida y en el que me siento bien.

La esposa, el marido, los hijos, forman parte del espacio. Y todo lo que hay dentro de la casa. Ya seamos un ciervo o un toro, tenemos un espacio. Por supuesto que otro ciervo puede apoderarse de mi espacio, “aspirar” mi aire, pretender arrebatármelo, amenazar mi territorio. Y son mis bronquios los que reaccionan para defender mi espacio. Son mis bronquios los que se dilatan para producir más aire en mi interior a fin de oxigenar mejor mi cuerpo y así aportarme más espacio, más vida para poder luchar y conservar mi espacio amenazado.

Tómate el tiempo que realmente necesites para resentir toda la resonancia que esto tiene en tu vida.

 

  1. Contacta con tus bronquios posando la mano sobre tu tórax a fin de comunicarte amorosamente con ellos.

 

  1. Retoma el contacto con tu entorno. Respira ampliamente. Y nos ponemos en marcha otra vez.

 

 

IDENTIFICARSE CON… LAS ARTERIAS CORONARIAS.

ACARICIA TU CORAZÓN

 

  1. Si así lo deseas, puedes transformarte en tus arterias coronarias. Son como unas raíces alrededor de tu corazón, unas ramas, unas lianas, unos tubos. Estas arterias coronarias que rodean tu corazón son generosas, nutricias. En todo instante conducen sangre para alimentar y oxigenar ese corazón que funciona sin cesar. Mi corazón, permanentemente, recibe y reenvía la sangre a todas las partes de mi cuerpo, como, por ejemplo, a los músculos. Y, especialmente, cuando debe luchar para defender el territorio. Entonces las arterias se hincharán a fin de permitir que circule más sangre por la arteria coronaria. Y así llegará más oxígeno a tu corazón. Y así tu corazón latirá aún más rápido, con más eficacia, con más vitalidad. Y así todo tu cuerpo y tus músculos reciben más oxígeno, puesto que el corazón trabaja más.

Es la historia de ese león que lucha por defender su territorio, pues percibe el peligro de perderlo con todo lo que contiene. Para el león esto equivale a perder a las leonas y a sus presas de caza. Para el hombre es perder su trabajo, o su casa, o su familia, o su país. Lo que él considera su territorio. Quiere defenderlo y luchar por ello.

Mi corazón late con fuerza para que yo me refuerce.

Viaja por tu vida para recibir todo lo que se parezca a lo que hemos contado; entonces, revívelo con calma siendo tus arterias coronarias, ellas, las indispensables.

 

  1. Posa las dos manos sobre tu corazón para ofrecerle todo el calor y la pasión de que seas capaz.

 

  1. Retoma el contacto con tu entorno. Respira profundamente. Y nos ponemos en marcha otra vez.

 

 

IDENTIFICARSE CON… LA CURVATURA MENOR DEL ESTÓMAGO, EL DUODENO, LAS VÍAS BILIARES, LOS CANALES PANCREÁTICOS.

ACARICIA TU VIENTRE

 

  1. Vas a descubrir otra parte de tu cuerpo físico y de tu cuerpo emocional, biológico. Una parte del estómago, la curvatura menor, y lo que viene después, el duodeno, es decir, el comienzo del intestino delgado. Tu espíritu se orienta igualmente hacia todos los canales que hay en el interior del hígado y hacia lo que llamamos las vías biliares y la vesícula biliar. Y luego hacia todos los canales del páncreas, todos esos canales que van a desembocar en el duodeno, en el intestino. Te conviertes, a tu ritmo, a tu velocidad, en toda esa parte del aparato digestivo. Esa parte que está ahí para acoger las cosas buenas necesarias para la vida. Cosas buenas que vienen de la Tierra, ya sean frutos u otros muchos productos. Eres esa parte del estómago, el duodeno, las vías biliares, la vesícula, las vías pancreáticas. Eres esa parte de tu aparato digestivo que está ahí para transformar todo lo que resulta muy difícil transformar, todo lo grasiento, lo indigesto, lo espeso. Transformar es importante.

La vida no es un chupetín de fresa ni un pedazo de pan. No todo es tan fácil de digerir como el amor, el azúcar o la dulzura. Hay cosas más pesadas, mas grasientas, más duras de aceptar y comprender. Por supuesto que, inconscientemente, sabes de sobra que eres capaz de atravesar esas experiencias. Y también de digerir lo indigesto. Pues en nuestras vidas a veces ocurre que somos como ese gato al que remojan en una bañera. Esto puede suscitar una forma de cólera, de injusticia, de rencor. Al gato no le gusta el agua. ¿Con qué derecho lo meten en una bañera? ¿En nombre de qué me han hecho esto o aquello? ¡No es justo! Entonces las vías biliares van a ensancharse para dejar pasar más bilis. Las vías del páncreas van a dilatarse para permitir el paso de una mayor cantidad de jugo digestivo. La curvatura menor sufrirá una úlcera y se dilatará. El duodeno también se hinchará y desarrollará una úlcera. Todo esto para que haya más espacio.

Todos vivimos, en uno u otro momento de nuestra existencia, la experiencia de la ira, de la contrariedad en el territorio: alguien con quien me veo obligado a tratar y al que no quiero ver; algo que debo comer aunque no me apetezca hacerlo. Un colega con el que debo hablar pero con quien no deseo hacerlo y, sin embargo, lo haré. Entonces mi estómago sufre, pues me veo obligado a tratar con el colega con el que no quería tratar. Y si la ira y el rencor aparecen, las vías biliares se dilatan. Y si esto está ligado a la herencia, a la familia, será mi páncreas, los canales del páncreas, los que se dilatarán. Si es alguien a quien no soporto, será el duodeno el que sufra y el que desarrolle una úlcera.

 

Tu inconsciente revive una experiencia que tiene sentido para ti y que te permitirá ayudar a las personas que vas a conocer y que padecen afecciones en las vías biliares, el duodeno y el estómago.

 

  1. Ahora posa una mano sobre el estómago y la otra hacia el hígado y el páncreas. Tus manos se deslizan con la ternura y la aceptación que le ofreces a tus órganos en esta hermosa relación.

 

  1. Luego cobras conciencia de tus puntos de apoyo. Y de nuevo emprendemos el viaje.

 

 

 

IDENTIFICARSE CON… LA VEJIGA, LOS URÉTERES, LOS CÁLICES, LA PELVIS RENAL.

ACARICIA TU VIENTRE Y LA PARTE INFERIOR DE TU ESPALDA

 

  1. Ahora te propongo que te conviertas en la pelvis renal, los cálices, los uréteres. Estos conductos descienden desde los riñones y conducen la orina hasta la vejiga. La vejiga es como una bolsa, un saco, un odre; como un depósito de orina. Va a dilatarse y a contener toda esa orina. Esto resulta muy apropiado para marcar con tu olor los límites de tu territorio. Como un frasco de perfume que sostengo en mis manos para derramar unas gotas alrededor de la casa. Para indicar los límites de mi propiedad. Para indicarles a los demás que, una vez cruzados esos límites, ¡están en MI CASA! Les doy esa información, que equivale al foso de un castillo. Si se tratase de un país, estaríamos hablando de la aduana. Es una información olfativa para señalar que, traspasado ese límite, nadie podrá decir que no estaba prevenido.

El otro invade mi territorio, lo que me pertenece. Y estos cálices, esta pelvis renal, estos uréteres, esta vejiga, si poseo un territorio muy extenso, o si hay muchos invasores, van a dilatarse. En vez de tener un odre muy pequeño, tendré un gran odre. Tendré una cisterna a fin de aumentar el volumen de la vejiga y poder almacenar más orina para marcar un perímetro más extenso. Pues a veces hay gente que invade, que penetra, que entra en mi territorio. No quiero que penetren en el interior de los límites de mi territorio, de mis marcas. Las que me he fijado.

 

Tal vez tengas un recuerdo, una experiencia en la que tu emoción, tu espíritu, tu cerebro, tu resentido y tu vejiga vivieron un trance así. El otro se excedió, se pasó de la raya.

 

  1. Tus manos localizan tus riñones y les transmiten de forma fluida el amor y la dulzura; luego se deslizan hacia la vejiga y le ofrecen todo lo positivo en una relación que es la mejor posible.

 

  1. Retomas el contacto con lo que te rodea. Respiras ampliamente. Sabes que puedes integrar tus nuevos conocimientos. Confías en tu inconsciente y en tu consciente.

 

 

IDENTIFICARSE CON… LA GLÁNDULA TIROIDES.

ACARICIA TU CUELLO

 

  1. Ahora, muy rápidamente, de forma urgente y precipitada, vas a convertirte en tu glándula tiroides. ¡Deprisa, deprisa! Te convertirás en esa parte por la que transita la hormona tiroidea, la hormona de la velocidad, de la urgencia; en esos canales que conducen esta hormona hacia la sangre, hormona fabricada por la tiroides. Te conviertes en tu tiroides, pues las circunstancias te obligan a ello. Hay un tren que llega a toda velocidad, a toda marcha. Hay un peligro que ves venir: alguien que se abalanza sobre ti. Muy pronto vas a tener un problema con tal o cual persona. Hay que actuar deprisa, muy deprisa. Desgraciadamente, te crees incapaz, te ves impotente para solucionar el problema.

Y es la tiroides la que se dilata a fin de dejar pasar más tiroxina, la hormona que podrá acelerar y obligar a acelerar todos los ritmos en el interior del cuerpo: “Frente al peligro, hay que actuar rápido. Me siento impotente, incapaz de reaccionar. Y nadie hace nada. Es urgente. Estamos en peligro”.

 

Y en tu existencia, tu parte femenina, señora, tu lado femenino, señor, ha vivido o vive este tipo de experiencia de impotencia. Y ahora dejas que tu inconsciente encuentre una escena, un recuerdo que te permita vivir esto desde el interior.

 

  1. Mientras tanto, una mano o las dos se toman todo su tiempo para posarse pacientemente con una oleada de amor sobre esta glándula tiroides, y así durante un momento de eternidad.

 

  1. Retomas contacto con tu entorno. Respiras profundamente varias veces.

 

 

IDENTIFICARSE CON… LA LARINGE.

ACARICIA EL NACIMIENTO DE TU CUELLO

 

  1. Puedes sentir el aire libre que pasa por tu laringe; el aire que entra, y sobre todo el que sale, para hablar, cantar, gritar, llamar pidiendo socorro, manifestarse; esta laringe que te permite manifestar tu identidad, pues cada una y cada uno de nosotros un timbre de voz especial que expresa nuestra identidad hormonal, sexuada: hombre, mujer. Esta identidad ligada con tus vivencias de anciano, adulto, adolescente, niño. Te conviertes en ese lugar de paso, ese lugar de llamada en caso de peligro. Estoy en pleno cielo, en un avión que cae… Tengo un miedo atroz, terror, espanto. Estoy en el elemento aire. Tengo tanto miedo que, bien me he quedado sin voz, pues el peligro es demasiado grande y tengo demasiado miedo, bien me siento solo, separado. Y entonces llamo para estar en contacto con alguien, a fin de escapar de ese miedo, a ese terror.

 

Tu espíritu reconoce esa sensación a través de una experiencia pasada en la que estuviste aterrorizado/a.

 

  1. Libremente, con toda confianza, tus manos vuelan hacia tu cuello y acaricias tu laringe para transmitirle palabras, susurros de amor y de paz.

 

  1. Retomas contacto con tus puntos de apoyo.

 

 

IDENTIFICARSE CON… LAS VENAS CORONARIAS, EL CUELLO DEL ÚTERO, LA VAGINA.

ACARÍCIATE DESDE EL CORAZÓN HASTA EL BAJO VIENTRE

 

  1. Ahora vas a asociarte en conciencia y en sensaciones con varias partes de tu cuerpo. En primer lugar, con las venas coronarias, esos tubos que drenan el corazón para sacarle todo lo que hay de impuro, de sucio en ese territorio, en ese hogar, en ese amor que no está limpio. Las venas coronarias van a eliminar todas esas “porquerías” que no le sientan bien.

Luego, señora, te conviertes en el cuello del útero, esa porción entre la matriz de la creación, el útero y el lugar de acogida del compañero, la vagina. Ese lugar por donde transita la vida. También te transformas en la vagina, ese lugar de paso de tu compañero primero y luego del recién nacido.

Es importante pertenecer a un compañero. “Soy la compañera, por tanto estoy en la pertenencia. Es importante ser de alguien, ser la compañera de alguien. En una buena dependencia, bien vivida, feliz. A veces estoy en una mala dependencia. Primero recibo amor y luego dejo de recibirlo. Lo recibo de nuevo y dejo de recibirlo. Estoy enamorada de este hombre; el amor es irregular y, en consecuencia, el corazón se acelera”.

Las venas coronarias se dilatan para eliminar todo lo que me disgusta en este territorio, en esta pareja, en este acoplamiento; me siento frustrada, dependiente sexualmente; o distanciada sexualmente de mi compañero. Y el cuello del útero se ulcera, se dilata como para que haya más espacio, como para acoger, acoger mejor y más. La vagina, como una puerta que se abre de par en par, se convierte en un lugar de acogida.

 

Y en tu sensibilidad femenina, señora, en tu sensibilidad femenina, señor, transfórmate en esas venas coronarias. Transfórmate en cada parte de tu cuerpo a nivel del cuello del útero, de la vagina, de las venas coronarias. Y tu sensibilidad se convierte igualmente en una parte de tu historia en un momento dado de tu vida.

 

  1. Una mano se posa sobre tu corazón, que solo pide amor puro, y la otra mano, señora, va hasta tu bajo vientre para transmitirle al cuello del útero y a la vagina un hermoso amor en una gran relación: “Eres mi preferida”.

 

  1. Respira.

 

 

IDENTIFICARSE CON… EL RECTO.

ACARICIA TUS NALGAS

 

  1. Ahora vas a poder explorar personalmente otra parte de tu cuerpo, otros resentires, otros recuerdos. Eres tú en tu identidad, en tu ser único, personal. Pues tú existes. Cada una o cada o cada uno de nosotros tiene una identidad y un lugar propio. E igualmente tienes un recto, en la prolongación del intestino, que sale hacia el exterior. Para el niño, su primera “caca” es la expresión de él mismo, de su identidad, de su ser. Es lo que va a ofrecerle a su mamá, que la espera. Que espera que sea propia. Eso quiere decir que él es alguien con su propio ser. En efecto, hablamos de propiedad. El recto es: “Tengo mi lugar. Existo”. Por algo, cuando salimos de casa, a veces no vamos al baño. “No estoy en mi casa. No defeco en casas ajenas. Espero llegar a mi casa. En ella yo existo y se produce la hecatombe”. Es el recto. Es: “Tengo mi identidad. Tengo mi lugar en el territorio. Y lo manifiesto en medio del territorio. Ya supe marcar los límites con mi orina. Ahora voy a depositar mis excrementos en medio del césped”.

Es la identidad, la manifestación del ser, y esto está asociado con el recto. A veces se ve dificultado, prohibido. “Me siento en fuera de juego, dejado de lado. En ese momento, esta parte quedará anestesiada. Me fuerzan a sentirme separado de mí mismo, exiliado de mí mismo. Estoy ahí, con la cola entre dos sillas, en un callejón sin salida”. Y es el recto quien va a manifestarlo desarrollando úlceras.

 

Puedes encontrar un momento de tu vida, una experiencia vivida, señora, señorita, señor, en tu sensibilidad femenina. Sigues sintiendo lo que significa estar en fuera de juego, no poder manifestar tu identidad.

 

  1. Mientras estableces contacto con ese punto culminante de la relación que es el amor, tus manos se dirigen respetuosamente hacia tus nalgas y encuentran su lugar alrededor del ano para decirle que existe, que es importante; para enviarle amor.

 

  1. Retomas contacto con tus puntos de apoyo. Con cada nueva inspiración retomas contacto con tu entorno.

 

 

IDENTIFICARSE CON… LA VEJIGA (VERTIENTE FEMENINA).

ACARICIA TU BAJO VIENTRE

 

  1. Conviértete, ahora, en la parte de la sensibilidad femenina de la vejiga. Anteriormente ya viviste la sensibilidad masculina, situada en el córtex derecho. En él es el hombre el que marca los límites del territorio, el que planta los cipreses, instala la verja y construye el soportal y los muros. Él se ocupa de esas cosas. Tal vez por eso hay más hombres que mujeres en las aduanas. La mujer es la que organiza el interior de los límites del territorio. Es ella la que pondrá los geranios en las ventanas, las cortinas y tantas otras cosas. Ella organiza el interior de los límites del territorio. Es su forma particular de marcar con su huella, con su identidad, el perímetro de su territorio. La vejiga va a coincidir con esto, va a manifestarlo.

 

Puedes sentir un instante en tu vida en el que no pudiste organizar el interior de la casa a tu gusto, como lo habías planificado.

 

  1. Tus dos manos se organizan de forma precisa y fluida alrededor de tu vejiga, y se posan sobre el bajo vientre para transmitirle amor.

 

  1. Respira ampliamente y retoma contacto con tus apoyos exteriores.

 

 

RESUMEN DE LOS CONFLICTOS BIOLÓGICOS PRESENTADOS EN ESTE PROCEDIMIENTO.

 

Parte masculina, lado derecho del cerebro

Los ganglios nobles: “Mi cuerpo puede abandonarme, puede fallarme”.

Los bronquios: territorio amenazado.

Las arterias coronarias: pérdida del territorio. El territorio está casi perdido.

Estómago, vías biliares, pancreáticas: ira, rencor, contrariedad en el territorio. Algo inaceptable.

La vejiga masculina: marcar el territorio.

Todos estos conflictos, en el lado derecho del cerebro, son resentires masculinos, del hombre masculino, de la mujer masculina.

 

Parte femenina, lado izquierdo del cerebro

La tiroides: impotencia ante el peligro.

La laringe (junto a los bronquios en el lado masculino, también forma parte del aparato respiratorio vinculado con el aire, con el gas): miedo atroz, terror, espanto, estar sin aliento.

El cuello del útero, las venas coronarias (ligadas al fuego: los fuegos del amo, los fuegos del corazón, los fuegos sexuales, frente a las arterias coronarias del lado masculino): frustración sexual, nociva dependencia sexual en el sentido de la identidad sexual.

El recto (los alimentos vuelven a la tierra; venían de la tierra, los comimos, los pusimos en el estómago, del lado masculino. Vuelven a la tierra, del lado femenino): apartado, en fuera de juego en tu propio territorio.

La vejiga, los uréteres, los cálices, la pelvis renal: no puedo organizar el interior de mi territorio como me gustaría.

 

 

 

24 Procedimiento Los dos planetas de nuestro inconsciente

  • Nivel de dificultad: Muy Fácil.
  • Indicaciones: este Procedimiento será opcional incluso para las personas con poca memoria o que presenten gran resistencia, siempre que quieran trabajar sobre sí mismas, evolucionar, mover las cosas, transformarse, aunque tengan un acceso muy limitado a su inconsciente.

Este Procedimiento también puede servir como demostración pedagógica del hecho de que no hacemos más que proyectar nuestro interior al exterior, de que solamente hablamos de nosotros mismos.

Por otra parte, el Procedimiento nos permitirá trabajar de forma metafórica en una transformación interior de nuestras creencias.

  • Condiciones de realización: solo o entre dos.
  • Tiempo necesario: 30 minutos.
  • Materiales: lápiz y papel.

 

Introducción

Este Procedimiento utiliza la noción de transferencia y de metáfora.

 

La transferencia

Lo único que podemos hacer es hablar de nosotros mismos. Cuando creemos estar criticando a alguien, en realidad es a una parte de nosotros mismos que rechazamos, una parte que nos hiere, que nos molesta o que, por ejemplo, nos falta. Lo que Freud llamó transferencia es un fenómeno cotidiano. No está confinada únicamente en las consultas de los Bioterapeutas. Es una forma de creer que estamos en relación con el otro cuando lo que de verdad sucede es que estamos en relación con nuestra historia.

El rol de la transferencia es el de tratar nuestros problemas no solucionados en la pantalla de proyección que llamamos el otro. La transferencia es una conducta natural, inconsciente, automática, necesaria para dotar de sentido y así  comprender nuestras experiencias personales. Por tanto, cuando yo evoco un recuerdo de infancia que se desarrolló en la clase del colegio, tu, lector, ¿acaso no piensas de inmediato en una parte de tu historia vivida en el colegio? O si evoco a mi abuela, ¿quién no crea al instante la imagen de su propia abuela, real o fantasmática?

 

Las metáforas

Existen metáforas de muchas clases: un cuento, un regalo, un acto simbólico, una leyenda, un mito, una parábola… Pero ¿qué es una metáfora?

Una metáfora es algo que habla de otra cosa. Un ramo de flores habla de amor, es decir, el ramo es la metáfora del amor que tal persona siente por tal otra. El mito de Narciso es la metáfora de una estructura psicológica. Una palabra escrita, leída, es la metáfora de un concepto, de un objeto: pereza, coche, mamá. La enfermedad es una metáfora, la metáfora de una historia conflictiva.

 

 

PROCEDIMIENTO

 

Vas a responder a las preguntas de esta historia a medida que aparezcan y escribirás espontáneamente lo que se te pase por la cabeza cada vez que encuentres una línea de puntos suspensivos. Idealmente, este Procedimiento se realiza entre dos personas: una lee y la otra escribe.

Respecto a la última pregunta, sería conveniente compartir tu respuesta con un Bioterapeuta.

 

Metáfora: “Transportado a la aventura más increíble de mi vida”.

Esta es la historia de un hombre que ama la tranquilidad y odia las complicaciones. Prefiere la rutina, lo previsible, a cualquier otra cosa.

Un día oye comentar que en la ciudad vecina la gente desaparece sin dejar ningún rastro.

Esta historia, por alguna razón desconocida, le interesa, le intriga. La verdad es que le apasiona y al mismo tiempo le espanta. Desea saber más al respecto, sin por ello dejar de resistirse a este movimiento interior. Se siente como dividido en dos partes. A veces gana el miedoso y oculta todas las informaciones en torno a este asunto. A veces domina la parte aventurera, la parte curiosa, y entonces se dedica a rebuscar hasta el dato más insignificante sobre estas desapariciones.

Esta parte aventurera incluso lo conduce un día hasta las oficinas de un periódico para hablar con el reportero encargado del caso. Así se entera de que todos esos sujetos corrientes, que no tienen nada en común, desaparecen en un barrio preciso de la ciudad, todas las mañanas, entre las ocho y las nueve. La angustia que habita en él reacciona; da media vuelta y finge que no ha pasado nada. Vuelve a su trabajo, donde pronuncia las frases de costumbre. Pero su otra parte sí ha oído al periodista.

Una mañana, se levanta más temprano de lo habitual y hacia las siete y media se acerca al barrio, que, en apariencia, no tiene nada de raro. Cuando su reloj marca las ocho y media, una mujer muy hermosa entra en una cabina telefónica y descuelga el auricular con una más que extraña sonrisa, comparable a la de la Mona Lisa. Un segundo después, la mujer ya no está, o ya no está bajo la misma forma, o está en otra dimensión. En todo caso, nadie sujeta el auricular del teléfono, que cuelga de su cable. El hombre retrocede un paso, avanza dos pasos, retrocede tres pasos, avanza cuatro y a las nueve menos un minuto está dentro de la cabina telefónica. Toma el auricular y, sin poder controlarlo ni estar de humor, sus labios exhiben a su vez una espléndida sonrisa.

Un instante después se encuentra en un mundo desconocido, extraño, en otro planeta. La impresión que todo aquello le transmite es desagradable.

A su alrededor, todo el paisaje que puede observar es: ……………………………………………….

Los aromas que le llegan son: …………………………………………………………………………

Divisa a unos cuantos habitantes de aquel desagradable planeta. Al detallarlos observa que:…..

Pero aprenderá a conocer a esos hombres y mujeres, a comunicarse con ellos. Descubre un hecho asombroso. Todos, absolutamente todos, tienen el mismo punto débil, que es: ………………………

Al ganarse la confianza de uno de esos hombres, este le confía un día que el problema del planeta es:………………………………………………………………………………………………………

Y, sobre todo, hay algo que nadie ha podido solucionar, que es: ………………………………………

 

En este planeta se da un hecho curioso: un personaje muy importante vive prácticamente solo. Padece un trastorno muy raro y fatigoso. Es una persona inaccesible; pero, no se sabe por qué, nuestro héroe decide visitarlo. No piensa en otra cosa más que en ese encuentro; es como una intuición. Necesitará mucha perseverancia, ingenio y paciencia para que un día, por fin, el encuentro se produzca en un lugar secreto; y todavía necesitará más paciencia y confianza para lograr que aquél personaje formule algunas palabras. Hasta el día en que, por increíble que parezca, el hombre le cuenta su secreto; tal vez porque se siente en confianza, tal vez empujado por la desesperación o, simplemente, porque por primera vez se siente comprendido. Sea como fuere, le cuenta su secreto, que es: …………………

Y esto es lo que relata:…………………………………………………………………………………

Tras la conversación, nuestro héroe siente que algo ha concluido y que ha llegado el momento de volver a la cabina telefónica, y, sin duda, a su casa. Pero eso no es lo que el destino ha decidido para él. Nuestro hombre encuentra la cabina y, al descolgar el auricular, la misma sonrisa lo arrebata y, acompañado por un débil crepitar sedoso, de pronto se halla de nuevo en un planeta que parece absolutamente perfecto desde cualquier punto de vista, superior a todos sus sueños, a todos sus deseos, a todos sus fantasmas más secretos. Esto es lo que observa a su alrededor. En este nuevo planeta, hasta ahora jamás visitado, en el que todo es hermoso, estos son los sonidos, los olores, los perfumes que llegan hasta él:………………………………………………………………………….

Pero, sobre todo, las personas que observa gozan de buena salud y se ven felices en la vida. Su secreto es:………………………………………………………………………………………………………

Un habitante le explica con toda naturalidad que su punto fuerte es: …………………………………

Y, más concretamente, este órgano: …………………………………………………………………..

Nuestro hombre, esta vez, no siente el menor deseo de abandonar el planeta en cuestión. Es como si hubiese alcanzado un punto exquisito, la culminación de la felicidad.

Pasa el tiempo y, un día, un embajador del planeta desagradable llega en misión con una petición muy concreta. En efecto, solicita ayuda. Y su petición es: …………………………………………………

Durante un buen rato se produce un barullo inhabitual, como si una onda recorriese todo el planeta perfecto. Entonces la onda alcanza la perfección y vuelve hacia el embajador. Todo el pueblo ha oído su petición y esto es exactamente lo que proponen: …………………………………………………..

A fin de facilitar los intercambios entre los dos mundos, buscan un medio de transporte rápido, sencillo, para que los dos universos puedan comunicarse. Consultan a nuestro héroe para poner a punto el medio más adecuado. Esto es lo que deciden: ………………………………………………..

Durante algún tiempo, los intercambios, las comunicaciones, los movimientos ininterrumpidos se producen entre los dos planetas en medio de idas y venidas incesantes. Esta conexión se utiliza con frecuencia.

Y así, una generación entera de habitantes se mezcla gracias a los encuentros, los matrimonios. Nuestro hombre, un buen día, inevitablemente siente en él la curiosidad de visitar de nuevo el antiguo planeta desagradable. Entonces utiliza a su vez ese medio de transporte, y allí, al desembarcar en aquél mundo, esto es lo que constata: …………………………………………………………………

Constata, igualmente, la transformación de los habitantes y de sus hijos.

 

Fue por esa época cuando se descubrió un nuevo planeta habitable y, al parecer, acogedor. El número creciente de habitantes facilitó que una parte de ellos se expatriaran en aquél nuevo mundo. Y nuestro hombre quiso sumarse a esa corriente. Al llegar al planeta recién descubierto ve: ……………………………………………………………………………………………

Escucha: ……………………………………………………………………………………………

Huele: ……………………………………………………………………………………………

Es como si en este nuevo mundo recibiera el siguiente mensaje: …………………………………….

De inmediato germina y se expande en él una nueva creencia fundamental. Su nueva opinión sobre la vida es que: …………………………………………………………………………………………

Es en ese momento cuando su mirada, perdida en la lejanía, tropieza con la estructura geométrica de una cabina telefónica. Parpadea varias veces y sin dudarlo se dirige hacia ella, descuelga el auricular y de nuevo se halla en el lugar preciso de su punto de partida. Sale de la cabina y mira a su alrededor. De algún modo, nada ha cambiado; de algún modo, todo ha cambiado.

Y entonces comprende: ………………………………………………………………………………

Va en busca de su coche y se dirige exactamente hacia el lugar que tú ocupas en este momento. Llegó al mismo tiempo que tú al sitio donde estás ahora. Pues ese viajero… ¡eres tú!

 

 

Con el Bioterapeuta

¿Qué relación estableces entre tus respuestas y tu vida?

Expresa igualmente tu impresión tras esta experiencia.

 

 

 

 

25 Procedimiento Los regalos de mis ancestros

  • Nivel de dificultad: Fácil.
  • Indicaciones: reconciliarse con nuestros padres, con el árbol, con nuestros ancestros tanto del lado paterno como materno; emparentarse de nuevo y acceder por fin a unos recursos cuya existencia ni siquiera sospechamos, pero que pueden ser muy poderosos.
  • Condiciones de realización: se requieren forzosamente dos personas: mientras una lee este Procedimiento añadiendo su propia poesía, la otra experimenta desde su interior todo lo que se dice.
  • Tiempo necesario: 40 minutos.
  • Materiales: ninguno.

 

Introducción

Hay numerosos textos consagrados a la psicogenealogía, además de Bioterapeutas y formadores especializados. En lo que se ha explorado hasta hoy, ya se trate de obras de Anne Ancelin-Schützenberger, Serge Tisseron, Salomon Sellam, Hervé y Mireille Scala, Bert Helinger, Paola del Castillo y muchos otros, la atención se concentra en el problema surgido a raíz de un antepasado enfermo, afligido o, en todo caso, con un secreto difícil de superar, de solucionar.

La idea de este Procedimiento es muy simple. Todos tenemos decenas, centenares, millares de antepasados, de ancestros, de tatarabuelos conocidos y, sobre todo, desconocidos. Y en esa multitud de ante-ante-antepasados cuya sangre circula por nosotros y cuyos genes se duplican, se han duplicado hasta nosotros y siguen haciéndolo en nuestro interior a cada instante, entre esa multitud hay, por supuesto, un buen número de enfermos que llegan hasta nosotros, pero también hay un número aún mayor de seres maravillosos, sencillos, buenos, afables, prudentes, sanos o con otras muchas cualidades que su entorno les reconocía. Entonces, ¿por qué no ser también conscientes de esto? Ser conscientes de esos recursos que están en nosotros gracias a ellos.

Para ello basta con aceptar el encuentro.

Es lo que te propongo hacer ahora. Se trata de una forma de relajación, de interiorización. Para aprovechar lo más enteramente posible este Procedimiento, los Bioterapeutas más experimentados utilizarán la hipnosis, la relajación, la sofrología, a fin de permitirle al sujeto ir siempre hasta lo más profundo de su interior, de su inconsciente, de sus células, ya que es justamente en el centro de la célula donde se encuentra lo más inconsciente de nuestro inconsciente, en el corazón de nosotros mismos, en nuestros núcleos: los genes, es decir, nuestros ancestros.

 

 

PROCEDIMIENTO

 

  1. Te propongo que adoptes la posición física más cómoda, la más agradable que seas capaz de encontrar. Si quieres, puedes moverte para sentirte aún más relajado, o permanecer totalmente inmóvil si es lo que mejor te funciona.

 

  1. Los ojos pueden estar abiertos, entreabiertos o cerrados; la boca, ligeramente abierta; la respiración, libre, mientras tu espíritu decide visualizar el paisaje de tu elección, en el que puede haber sonidos, olores, y, sobre todo, un camino. Puede tratarse de un sendero, de una carretera, de un río; o, si así lo prefieres, de una callejuela, de una autopista o de los pasillos de una casa.

 

  1. Sea como fuere, sigue ese camino, que te permitirá remontarte en el tiempo, remontar el curso de tu vida. De zancada en zancada, te diriges hacia el momento de tu concepción, que se parecerá a una encrucijada, una confluencia, un lugar donde dos pasillos, dos caminos, dos carreteras, dos ríos se juntan. Uno es de tu genitora y el otro de tu genitor.

 

  1. Ancestro masculino

a.1. Ahora tomas conciencia de tu objetivo: contactar con un ancestro hombre que ha sido alguien muy importante, muy valeroso, un sabio o un santo. En cualquier caso, alguien que hizo el bien a todos los que lo rodeaban, alguien benévolo, bueno, dulce. Al estar cerca de él, cualquier ser humano se sentía confortado y encontraba respuesta a sus preguntas más secretas y más íntimas, sin necesidad, la mayor parte del tiempo, de hablar. A veces con un gesto, una mirada, un presente, una frase o cualquier otro ademán, algo profundo, luminoso, pasaba de ese ser a cada persona del auditorio. Tal vez era alguien simplemente bueno. Y como en cualquier familia, también en la tuya existe un ancestro con esa presencia, con esa cualidad. Forzosamente es alguien que no conoces, al que nunca has visto y del que nunca has oído hablar. Tal vez vivió hace un siglo o hacen mil años, o quizá más.

 

a.2. Ahora que estás en la encrucijada de los dos caminos, tu corazón, tus genes, tu intuición te dirige, bien a la derecha, bien a la izquierda, del lado de tu genitor o de tu genitora, de tu padre o de tu madre. Vas a remontar ese sendero, ese camino hasta otra encrucijada, hasta otro lugar donde un día dos caminos se juntaron, hace mucho tiempo.

 

a.3. Como esto resulta muy sencillo, te dejas ir hacia la derecha o hacia la izquierda hasta la siguiente encrucijada. Y así, de encrucijada en sendero, de sendero en encrucijada, llegas hasta un lugar desconocido y a la vez extrañamente conocido, en presencia de ese hombre cuyo rostro descubres. El personaje te resulta a la vez familiar, lejano y tan próximo… El momento que vives ahora es muy importante; no hay necesidad de hablar o de guardar silencio, simplemente estar ahí, en su presencia, y alentar lo que haya que alentar, decir o no decir, hacer o no hacer. Y el tiempo se inmoviliza más allá del tiempo en esta presencia que tan provechosa te resulta, de la que puedes colmarte, como si fuese una herencia al fin encontrada, como un don que esperabas, pues este hombre es como un padre que solo quiere lo mejor para ti y así te lo demuestra, simplemente.

 

a.4. Hay un regalo específico solo para ti. No sé si es un objeto, una palabra, un gesto o cualquier otra cosa. Si sé que es muy importante que aceptes recibirlo, hacer tuyo lo que está ahí. Por supuesto, todo es posible, y a su vez tú puedes ofrecer algo, o hablarle, o hacerle una pregunta delicada que tal vez él ya te ha respondido sin que lo sepas realmente.

 

a.5. Mientras todo esto sucede, e incluso más cosas, ahora ya conoces el camino, y esto es muy importante: ser consciente de que volver a verlo cuando lo desees o cuando lo necesites es cosa tuya, de forma consciente o inconsciente. Por supuesto que él te esperaba y te esperará, siempre disponible. Esto te va a permitir darle las gracias, despedirte y tener la sensación de que se separan. Cada palabra, cada gesto, cuenta ahora, en el instante de la partida. Tu corazón conocía el camino; tu cuerpo volverá a dar con él.

 

a.6. Luego, poco a poco, desandas el camino y vuelves hacia tu vida. De sendero en encrucijada, de encrucijada en camino, de camino en encrucijada, de encrucijada en pasillo, tal vez, reconoces el paisaje en el otro sentido. Ese paisaje que te conduce de generación en generación, de ancestros en ancestros, hasta ese instante de tu concepción.

Algo ha cambiado, ya no eres realmente el mismo; el camino es idéntico, pero tu mirada no. Ahora estás en el comienzo de tu propia vida, la que se inicia con tu concepción y te dirige hasta hoy, hasta ahora.

Mientras tanto, respira profundamente, hoy, aquí y ahora.

 

  1. Ancestro femenino

b.1. Y, como bien sabes, en toda familia ha habido mujeres, y una en especial, fuera de lo común, excepcional. Tal vez la gente emprendía largos viajes para conocerla, para recibir un consejo, una palabra de ánimo, o para oír su risa volando hacia las estrellas con mágicos destellos. Era una mujer que comprendía con una mirada y tenía la palabra acariciadora y el gesto indicado, calmo y sosegado. O bien era una mujer muy natural y madura. En cualquier caso, hacía el bien a todos los que la rodeaban. Y esa mujer es tu ancestro. No la conociste, y, de todas las personas de tu familia viva, nadie la conoció, y nadie ha podido hablarte de ella hasta este día. Ignoro si vivió hace cinco, diez, treinta generaciones o más. Pero lo que sí sé es que estás ligado a ella por cada una de tus células, pues una parte de ella está en ti, y si bien tú no la conoces, ella sí te conoce a ti. Solo quiere lo mejor para ti, lo más dulce.

 

b.2. Y puesto que ya estás listo, ha llegado el momento de remontar el curso del tiempo y el camino de tu vida. Has elegido un paisaje o él te ha elegido a ti. Estás en una carretera o en un río cuyo curso remontas (a menos que se trate de un corredor en un inmenso castillo). El paisaje cambia a cada paso. Cada vez te acercas un poco más a una encrucijada. La encrucijada de los tres caminos, de las tres vías: la tuya y las de tus padres. Tu corazón sabe qué camino seguir para llegar hasta esa mujer.

 

b.3. Simplemente avanzas hacia la derecha o la izquierda, avanzas por ese nuevo camino de la vida de tu familiar, que te conduce hacia otro claro del bosque en el que desembocan dos caminos, y eliges uno que te conduce a otra encrucijada. Y así, de camino en encrucijada, de encrucijada en camino, te acercas a ella, a la mujer que necesitas. Todo está bien, puesto que ella, especialmente hoy, ahora, está ahí para ti, disponible.

 

b.4. El instante es raro, precioso, solemne o de lo más sencillo, pero auténtico. Disfrutas de este descubrimiento a la vez nuevo y conocido. Disfrutas de lo que ves, de lo que escuchas, de lo que sientes, simplemente. Cada célula, cada parte de tu cuerpo, absorbe lo que esperaba desde hace mucho tiempo, lo que cada célula necesita y a lo que tenía derecho.

 

b.5. Es posible que la mujer tenga un regalo solo para ti, una palabra que va a ayudarte, una respuesta a las preguntas que ni siquiera sabías que te hacías y que, sin embargo, son muy importantes. Ahora te hallas fuera de ese territorio que llamamos el tiempo para vivir en una comunión, en un verdadero intercambio.

 

b.6. Recibe su regalo, su presente, que así podrá acompañarte en cada instante de tu vida.

 

b.7. Ha llegado el momento de despedirte de ella sabiendo que eres totalmente libre de volver a verla, que ella está preparada para recibirte, puesto que siempre lo ha estado. Ahora eres tú quien está listo/a y disponible.

 

b.8. Entonces, tras darle las gracias por todo y decirle adiós, emprendes el camino de regreso, que es un camino de crecimiento, de luz y de sinfonía que ahora te conduce hacia una encrucijada y a otros caminos, mientras reconoces y descubres el paisaje que te rodea y te guía hacia el instante de tu concepción.

 

  1. Y por eso realmente te apetece respirar y aprovechar bien todo lo que está en ti y te llena, pues ahora estás en contacto a la vez con el regalo de esa mujer, que es como una madre, y en contacto con el regalo de ese hombre que es como un padre, y vas a crecer con la sensación de sus presencias benévolas en ti y alrededor de ti. Dos presencias que te guían hasta el ahora, hasta el mañana y mucho más allá.

¡¡¡Buen viaje!!!

 

 

 

26 Procedimiento Curar nuestras viejas heridas

  • Nivel de dificultad: Más difícil.
  • Indicaciones: tratar nuestras heridas en su origen. Para esto hay que ser capaz de remontarnos en nuestra historia personal a fin de explorar de una forma nueva todo lo que salió mal y que, al día de hoy, aún no está resuelto.
  • Condiciones de realización: entre dos personas o, aún mejor, en grupo.
  • Tiempo necesario: 40 minutos como mínimo.
  • Materiales: lápiz y papel.

 

Introducción

Podemos decir que vivir es tener experiencias y que bien vivir es llevar hasta el final, en completitud, cada experiencia. En consecuencia, malvivir es tener detrás de ti, en tu inconsciente, en tu historia, una suma más o menos importante de experiencias que no han sido totalmente elaboradas, resueltas, concluidas. Eso crea un sufrimiento potencial, ya que es como si una parte de nuestro inconsciente aún estuviese en contacto con esa vivencia dolorosa a fin de solucionarla.

De ahí que cuando en nuestro presente surge un elemento (por ejemplo un grito) que fue fuente de estrés en nuestro pasado (por ejemplo, una pelea entre nuestros padres), es toda esa emoción del pasado la que nos asalta; entonces reaccionamos de la forma más perfectamente adaptada… a un evento que no está sucediendo. Pretendemos hacer creer que es el presente lo que nos irrita, lo que nos entristece, pero emocionalmente vivimos en otro tiempo, en otra época, y allí estamos solos. El drama es que todo esto es inconsciente y que no comprendemos por qué los demás están tan lejos de nosotros. ¡Pero es que no estamos en la misma película! Ellos también están en su drama y en su época de estrés, o puede que en una etapa de alegrías.

Esto crea, evidentemente, sorpresa, desconcierto o violencia entre los que nos rodean. Nuestro comportamiento es, sencillamente, inadecuado, excesivo (tanto más cuanto que los otros también están en su pasado, distinto al nuestro).

 

Ejemplo

Alguien me habla alzando un poco la voz; mi inconsciente se acuerda nítidamente de un profesor que me gritaba de forma injusta y que esto me aterrorizaba, me enfurecía; era una emoción que yo no sabía ni podía expresar. El vecino me habla alto; me asusto y empiezo a gritar, pero no a mi vecino, sino a mi profesor. Esto puede crearle un trauma a mi vecino o despertar en él una vieja reminiscencia.

Este ejercicio te propone solucionar esas viejas reminiscencias, o al menos algunas de ellas, a través de un viaje con una mirada nueva y con la ayuda de nuevos recursos.

Algo en lo que pensamos muy poco es que ahora contamos con más recursos de los que teníamos en el período de nuestros traumas pasados, recursos perfectamente adecuados para solucionarlo todo. Además, la mayoría de nosotros tenemos la misma edad o incluso somos mayores, que los que nos traumatizaron. Ejemplo: “Cuando tenía seis años, un maestro que tendría unos treinta me aterrorizaba, y hoy tengo más de cuarenta”.

Otra idea de este Procedimiento es que a menudo los que nos lastimaron fueron a su vez, y mucho antes que nosotros, víctimas de otros verdugos.

De modo que si estás preparado para este viaje, ¡bienvenido!

 

 

ETAPAS DEL PROCEDIMIENTO

 

  1. Adopta una posición cómoda

 

  1. En un medio de transporte

Imagina que estás en un medio de transporte, el que elijas, viajando hacia un nuevo destino completamente desconocido para ti. Te sientes preparado para este viaje, y confiado.

 

  1. En un mundo de estatuas

El viaje se desarrolla de forma agradable. Cuando abres los ojos, tienes una sensación de familiaridad y, al mismo tiempo, de novedad. Te paseas observando lo que te rodea y, de pronto, te hallas en un lugar que una parte de ti reconoce. Es una parte de tu historia que se desarrolla de nuevo… ¿Qué ocurre? Todas las personas que hay en ese lugar están totalmente inmóviles. Sin duda están vivas, pero también petrificadas como estatuas.

 

  1. Cara a cara con el que me hizo sufrir

Las sorpresas aún no han terminado. Ahora reconoces a tus educadores, a tus profesores, a tus padres, a los adultos que formaban tu entorno durante toda tu infancia; también ves a varios escolares.

Y al acercarte a ese profesor, rejuveneces justo hasta la edad que tenías cuando él te traumatizó; por fin ha llegado el momento de gritarle, de llorar, de decirle a la cara todo lo que hubieses necesitado decirle. Ahora es el momento de hacerlo…

 

  1. Liberarse de todas las viejas emociones

Una vez que has exteriorizado toda esa emoción que estaba en ti, tu cuerpo, por fin puede crecer hasta hoy y permitirte que te encamines hacia otra persona que también te traumatizó en otro período de tu vida.

 

  1. Aumentar tu espacio interior

Al acercarte a esa otra persona, rejuveneces hasta la edad que tenías cuando fuiste lastimado, herido o abandonado por esa persona. Ahora eres libre, estás cara a cara con esa madre, ese padre, ese jefe, esa cuidadora, ese hermano o hermana, ese familiar, ese vecino, ese sacerdote, esa monja, y es el momento de volcar toda tu emoción en forma de gritos, lágrimas, gestos, palabras o incluso con un dibujo, a fin de aumentar en ti el espacio de libertad y de felicidad. Y de encuentro en encuentro, vives una liberación tras otra.

 

  1. Luego, al fin liberado, puedes a tu vez, en este mismo paisaje, permanecer inmóvil con la edad que tienes hoy.

 

  1. Nuestros verdugos fueron niños inocentes

Y, ¡sorpresa!, lo habías olvidado, ¿verdad?, pero todos esos adultos un día fueron niños, bebés. A ellos también los hirieron otros adultos que, a su vez, fueron niños lacerados por otros adultos. Mira a tu alrededor, fíjate bien en esas estatuas que se transforman y se convierten en niñas pequeñas, en niños pequeños, en bebés, en recién nacidos. Mira cómo padecen lo que ellos o ellas padecieron.

 

  1. Caminar entre esos niños

Camina de forma natural, tranquilizadora, hasta que esos niños se dirijan hacia ti, hasta que vengan a tu encuentro. Ahora que eres capaz de aceptar esa relación, observa todo lo que cambia en tu interior.

 

  1. Compartir

Comparte con alguien y anota por escrito todo lo que has descubierto con este ejercicio, todo lo que has aceptado dejar que se transforme en ti.

 

 

 

 

27 Procedimiento La alergia en la práctica

  • Nivel de dificultad: Delicado.
  • Índole: verbal, visualización.
  • Indicaciones: cualquier problema alérgico y toda reacción emocional fóbica.
  • Contraindicaciones: ausencia de elementos desencadenantes.
  • Objetivo: encontrar el porqué de tu alergia y eliminarlo.
  • Condiciones de realización: con un Bioterapeuta.
  • Tiempo necesario: entre 40 minutos y una hora.
  • Materiales: los elementos alérgicos deben verificarse.

 

 

Introducción

 

¿Qué es una alergia?

Puede definirse por tres elementos: un alérgeno, uno o dos síntomas, una fecha de aparición del primer síntoma.

 

  1. a) El alérgeno es una sustancia química que entra en contacto con el cuerpo humano y produce una reacción excesiva. Cualquier cosa puede ser un alérgeno: pelos, plumas, polvo…, el sol, la voz de tu suegra, el despegue de un avión, un grito en la ducha, el trabajo en la oficina, etc. El alérgeno es el soporte de una historia emocional perturbadora.

Una multitud, la oscuridad, etc., pueden desencadenar reacciones, síntomas psíquicos. En este caso, estaríamos hablando de fobias. El alérgeno ya no es físico, sino inmaterial; la reacción ya no es física, sino inmaterial, es decir, psicológica.

 

  1. b) El síntoma es una manifestación física, casi siempre inflamatoria: rinitis, eccema, conjuntivitis…, infarto, angustia, diarrea, temblores, etc. De hecho, cualquier forma de reacción puede entrar en el marco de las alergias, siempre y cuando tengamos un elemento desencadenante, exterior, y una reacción interior.

 

  1. c) La fecha de aparición del primer síntoma no es, forzosamente, la fecha del shock. Ejemplo: la señora X se come un plato de mariscos y de inmediato desarrolla una urticaria brutal. En las semanas precedentes no había sufrido ningún shock. En cambio, tres años antes, durante un almuerzo, su novio le informó de que rompía su promesa de casamiento, pues súbitamente se había enamorado de otra mujer, y ella, en estado de shock, oyó todo esto mientras comía unos mariscos.

 

La historia puede saltarse una generación. Ejemplo: la señorita Y es alérgica a las plumas desde que nació. Su madre tuvo un embarazo muy bueno hasta el sexto mes. Vivía en el campo, rodeada de animales. Un día un ganso la muerde. Su marido se abalanza furioso sobre el animal, lo lleva hasta su taller, pone la cabeza del ganso sobre el mesón y lo decapita con un hacha. Lo hace para complacer a su mujer, para darle seguridad, para demostrarle su amor. Pero en realidad está aterrorizada por el comportamiento de su marido. Ella es portadora de vida; él produce la muerte. Traumatizada, permanece en silencio mientras le arranca las plumas al ganso en presencia de su sonriente marido. Para ella, plumas = angustia de muerte. Unos meses más tarde da a luz y la niña sufre de asma en cuanto está en contacto con las plumas.

 

  1. El alérgeno: pluma (en la memoria de esa niña) = peligro de muerte por la mano del padre.
  2. El síntoma: asma ligado a la coloración conflictiva: “No tengo el espacio de libertad y de seguridad que deseo y padezco el espacio que no deseo”.
  3. Los síntomas aparecen durante el segundo contacto con el alérgeno.

 

 

ETAPAS DEL PROCEDIMIENTO

 

A fin de comprender mejor tu alergia, estas son las etapas de un Procedimiento que te ayudará en tu búsqueda. Utilizo voluntariamente la primera persona para que puedas profundizar mejor en tus sensaciones interiores.

 

  1. Las circunstancias de aparición de los síntomas

Para estudiar las circunstancias en las que se manifiestan mis síntomas observo lo relacionado, lo que induce y desencadena la alergia:

 

  • El lugar (entorno)
  • La persona
  • La comida
  • La hora del día
  • La estación
  • El animal
  • Los objetos
  • Otros

 

Anoto en mi diario de a bordo las respuestas y las nuevas informaciones. Durante esta etapa, subrayo las circunstancias que se repiten.

 

Una vez que has identificado el aspecto desencadenante, espacio-temporal, de esta alergia, pasa a la siguiente etapa.

 

Observación

Si padeces varias alergias, trátalas de una en una, independientemente. Empieza con una sola, siguiendo todas las etapas propuestas, y luego trata las demás, una en cada sesión.

 

  1. Asociación alérgeno-historia personal

Ahora que sé cuál es el alérgeno que me afecta, refino mi búsqueda. Este alérgeno tal vez me remita a otra cosa. Por ejemplo:

 

  • Un juego de palabras: junco=junto, unido=conflicto de separación.
  • Homonimia: rosa=nombre=deceso de mi abuela, que se llamaba Rosa=conflicto de pérdida.
  • Asociación de ideas=ácaros[2]=cama=relación sexual=conflicto sexual.

 

Puede ocurrir que sea necesario precisar aún más la búsqueda. Por ejemplo:

 

-Alergia al perfume.

  1. ¿Cuál fue el primer perfume que te resultó inaguantable? El perfume de mi madre=conflicto con la madre.
  2. Ángel (nombre de perfume)=mi amigo, que siempre me llamaba “mi ángel”, se fue inesperadamente=incidente inaceptable.

 

-Alergia al chocolate:

¿Qué tipo de chocolate? El negro.

¿Qué marca? Blick.

¿De dónde viene? Suiza.

¿Qué ocurrió en relación con estos términos? Separación de mis padres: uno vive en Suiza, el otro en Argentina.

 

Hay que poder comprender bien que el objetivo de esta segunda etapa es clarificar la sub tonalidad del alérgeno, es decir, mis implicaciones personales. Por ejemplo, yo relaciono “rosa” con mi abuela. Otros pueden relacionar la palabra con su padre, que era florista. En cuanto hayas conseguido que el alérgeno “confiese”, pasas a la siguiente etapa.

 

  1. Origen en el tiempo

Durante esta etapa, entro en mi resentir biológico; estoy en contacto con todas mis sensaciones corporales, con mis emociones, etc.

¿Cuándo empecé a desarrollar estos síntomas relacionados con… (alérgeno)? Dejo venir a mí la edad que tenía, el año y tal vez el día.

 

  1. Eventos

¿Qué ocurrió en esa época?, ¿qué evento viví en aislamiento y sin hablar de ello?

¿Separación, mudanza, ruptura, deceso, agresión, accidente…?

Identifico la naturaleza del conflicto en el que mi biología se quedó un poco “atascada”.

 

  1. Lo no dicho

Ahora respondo a estas preguntas escribiendo ampliamente mis respuestas, mis comentarios y todo lo que se me pasa por la cabeza.

 

  1. En aquella época me hubiese gustado decir…
  2. En aquel momento sentí en mi interior…
  3. Durante ese período vi…
  4. Durante ese período oí…
  5. Para no entrar en conflicto preferí…
  6. De hecho, si soy sincero conmigo mismo, hubiese preferido…
  7. En aquél momento hubiese necesitado…

 

Importante: tómate todo el tiempo que necesites para responder a cada pregunta. No dudes en repetirte varias veces la misma como para vaciar un saco demasiado tiempo “olvidado en un rincón”. Pueden surgir emociones; déjalas salir. Lo que se expresa hacia el exterior ya no necesita imprimirse en el interior.

 

  1. Reorganización

Dependiendo de lo que haya sucedido en la fase precedente, puedes sentirte drogui, raro o tener la cabeza un poco pesada. Es normal: estás reorganizándote a nivel cerebral. Estás convaleciente. Algunas veces, los síntomas se agravan para luego desaparecer. Confía en tu inconsciente biológico.

 

En ocasiones se necesitan varias sesiones (repetir entonces las etapas 1 a la 5).

 

  1. En conclusión

Algunas alergias son reales (sustancia: pelos, plumas, etc.); otras, simbólicas (la suegra…). Sea como fuere, no son más que la expresión de un trastorno que no comprendemos. Por definición, el enemigo que vemos frente a nosotros no es más que el reflejo de nuestro inconsciente biológico, que nos envía un mensaje: “¡Cuidado, peligro!”. Al descubrir nuestro funcionamiento, podemos recuperar la responsabilidad de nuestra propia historia. ¿No podría ser esta una definición de nuestra libertad?

 

 

 

 

28 Procedimiento Deshacer un conflicto de diagnóstico

  • Nivel de dificultad: Más difícil.
  • Índole: verbal, visualización.
  • Indicaciones: enfermedad grave diagnosticada sin explicación.
  • Contraindicaciones: ninguna.
  • Objetivo: recuperar tu poder de elección ante una evaluación que te han dado.
  • Condiciones de realización: con un Bioterapeuta.
  • Tiempo necesario: 40 minutos.
  • Materiales: ninguno.

 

Introducción

Un diagnóstico es una evaluación precisa de una situación, de un estado físico, emocional o mental. Ejemplo: “Se trata de un cáncer; su hijo es disléxico; usted no está hecho para la vida en pareja; jamás tendrá un hijo…”.

En general, todas las técnicas terapéuticas comportan ciertos test de diagnóstico, una terminología específica y unos tratamientos de corrección.

La medicina enseña la forma de establecer un diagnóstico en función de cuadros clínicos[3], análisis clínicos[4] y síntomas precisos. A la vista de estos distintos elementos, los médicos pueden determinar qué tratamiento prescribir.

A causa del flujo ininterrumpido de pacientes que reciben en el transcurso de un día de consulta, a menudo muchos médicos terminan trivializando el impacto que eventualmente sufre un paciente en el momento del anuncio del diagnóstico. Paralelamente, muchos pacientes acuden a las consultas porque quieren un diagnóstico: “¿Qué tengo, doctor?, ¿Es grave?”.

Pero abandonemos por un instante el estricto contexto médico alopático para internarnos en otros dominios no exentos de conflictos de diagnóstico. En la escuela, por ejemplo: “¡Su hijo es estúpido!” o en el hogar “¡No eres capaz de entender las matemáticas! ¡Eres tonto!” En la consulta de un homeópata: “Hablamos de una psicosis reveladora de un vestigio de sífilis ubicado en las generaciones pasadas”. En acupuntura: “Su meridiano del hígado está agotado”. En Biodescodificación: “Su cáncer de huesos proviene de conflictos de desvalorización, y si no se libra de él, morirá. Nadie puede hacer nada por usted”. Por no hablar de las consultas con videntes, astrólogos, especialistas en reencarnación…

Como se puede constatar, la gama de diagnósticos puede declinarse de múltiples formas… Este Procedimiento sirve para ayudarte a encontrar lo que un día te impusieron sin tomarse el tiempo de clarificarlo con precisión ni, por supuesto, tratarlo.

 

 

ETAPAS DEL PROCEDIMIENTO

 

  1. Recuerda un momento preciso en que alguien:

 

-te dio un diagnóstico con el que no estabas de acuerdo;

-te impuso un diagnóstico con el que no estabas de acuerdo;

-te impuso un dictamen con el que no estabas de acuerdo;

-te hizo una evaluación con la que no estabas de acuerdo.

 

  1. ¿De qué se trataba? (Determinar la naturaleza del evento).

 

  1. ¿Dónde ocurrió? (Descripción del lugar, del espacio).

 

  1. ¿Cuándo ocurrió? Indicarlo con la mayor precisión posible:

 

-Período del año

-Estación

-Día de la semana

-Momento del día

-etc.

 

Tras estos cuatro puntos, la persona debería determinar el momento preciso. Si es necesario, hazle preguntas complementarias:

 

-¿Con quién estás?

-¿Cómo vas vestido/a?

-¿Estás sentado/a, de pie?…

-Si cierras los ojos, ¿qué ves? ¿Qué oyes? ¿Qué hay a tu alrededor?

 

  1. En ese momento, ¿cuáles son tus resentires, tus emociones? (Dejar emerger todo lo vinculado con ese resentir).

 

  1. ¿Qué sientes en tu cuerpo dejando desfilar esas imágenes o esas impresiones?

 

  1. ¿Qué creencia o creencias se derivaron de ello?

 

Después de estos siete puntos, la persona ya es capaz de navegar en su resentir y de hacer surgir el malestar ligado a este.

 

  1. ¿Qué hubieses necesitado en aquél momento?

 

-¿Qué te hubiese gustado decir? ¿Hacer? ¿Tener?

-En el fondo de ti, ¿qué sientes que hubiese sido lo adecuado?

-Enuncia libremente, completamente, tus verdades, tus intuiciones.

 

Ahora la persona debe sentirse más libre y relajada.

 

  1. Si no logra librarse completamente de su conflicto de diagnóstico, preguntarle:

 

-¿Tiene alguna ventaja ponerse en manos del otro y evitarse a sí mismo?

-¿Hay algún otro momento en que hayas recibido un diagnóstico que también te trastornó?

 

Si la respuesta es afirmativa, repetir entonces las etapas de los puntos 2 al 8.

 

Además

Puedes aplicar el mismo Procedimiento a personas que se auto diagnostican, como por ejemplo:

 

-profesionales relacionados con la medicina;

-paramédicos;

-psicólogos, Bioterapeutas;

-personas que se sienten afectadas por distintos males hereditarios;

-personas que buscan información en libros, internet o en las cartas adivinatorias.

 

Observación

A veces este Procedimiento va muy deprisa y todo se resuelve con las preguntas 5, 6 y 7.

 

 

 

 

29 PROCEDIMIENTO REPARACIÓN PROYECTO SENTIDO

Ahora vamos a relajarte. Puedes sentir todo, tal como la luz y los ruidos, pero eso no te perturbará; simplemente deja que por tu mente fluyan libremente los recuerdos, las ideas o sensaciones, aunque pienses que lo estás imaginando. Puedes hablar y opinar en todo momento”.

 

Cierra suavemente los ojos.

Ahora concéntrate en tu respiración, que debe ser profunda y regular, de abajo hacia arriba.

Aspira cinco veces, profundamente, relajándote, inspirando por la nariz y exhalando por la boca… Relájate. (Larga pausa para las cinco aspiraciones.)

Ahora, con cada exhalación, expulsa los dolores y la tensión acumulados en el cuerpo.

Con cada inhalación, aspira la apacible energía que te rodea.

Relájate aún más.

 

Ahora visualiza, imagina o siente que todos tus músculos se relajan por completo.

Relaja los músculos de la frente y la cara…

Y la mandíbula…

Relaja los músculos del cuerpo y los hombros.

Allí hay acumulada mucha tensión.

Relaja los brazos…

Relaja las piernas…

Relaja los músculos de la espalda…

Y deja que los músculos de tu vientre se relajen por completo, para que tu respiración siga siendo agradable, profunda, regular.

Con cada suave inspiración, relájate más y más.

 

Visualiza, imagina o siente una luz intensa en lo alto de tu cabeza, dentro de tu cabeza. Deja que tu mente elija el color de esa luz. (Pausa.)

Todo lo que esa hermosa luz toque, cuando se vaya esparciendo por tu cuerpo, todos los tejidos, los órganos y los músculos, cada fibra, cada célula de tu cuerpo, se relajará completamente, liberándose de todos los dolores y de todas las molestias, de toda enfermedad.

Y la luz acentuará más y más tu relajación.

Ya te sientes profundamente apacible y tranquilo.

 

Ahora ve, siente o imagina que la luz se esparce desde lo alto de tu cabeza… hacia abajo, por la frente… por detrás de los ojos… relajándote aún más.

Ves, sientes o imaginas que la luz se extiende por tu mandíbula… por el cuero cabelludo hacia abajo… acentuando tu relajación.

 

Ahora la luz corre por tu cuello, relajando completamente los músculos del cuello y la fragante, suavizando el interior de la garganta.

Y te relajas aún más. (Pausa.)

 

Visualiza, imagina o siente la luz, que relaja y cura todos los músculos, todos los nervios, todas las células de tu cuerpo, extendiéndose por los hombros… Y por los dos brazos hacia abajo, hasta llegar a las manos y los dedos. (Pausa.)

Ves, sientes o imaginas que la luz fluye por la parte superior de la espalda… y el pecho… y entra en el corazón, que bombea esa luz por todas las arterias y las venas del cuerpo…

A los pulmones, que refulgen bellamente…

Los músculos de la parte superior de la espalda están completamente relajados.

Y ahora la luz se extiende por la columna vertebral, desde el cerebro hasta la punta de la columna, fluyendo por todo el sistema nervioso hasta llegar a todos los músculos y todas las células del cuerpo.

Y estás profundamente sereno y relajado.

Sientes una profunda tranquilidad, una maravillosa sensación de paz. (Pausa.)

 

Ves, sientes o imaginas que la luz se extiende por el abdomen… y por la parte inferior de la espalda, relajando por completo esos músculos y esos nervios…

Y ahora la ves deslizarse por las caderas…

Por las piernas, hasta llegar a la punta de los pies, hasta que todo el cuerpo queda cubierto… bañado… de esa luz intensa y maravillosa.

Y te sientes muy, muy sereno.

Ahora visualiza, imagina o siente que la luz rodea completamente tu cuerpo, como si estuvieras en un nido o un halo de luz. Eso te protege, te relaja la piel, y los músculos exteriores…

Y te sientes aún más sereno y relajado.

 

Dentro de un momento voy a contar hacia atrás, de cinco a uno. Con cada número te sentirás más y más sereno y apacible y tu relajación será más y más profunda. Cuando llegue a uno te encontrarás en un estado muy profundo, tu mente se habrá liberado de los límites normales del espacio y el tiempo.

Puedes recordarlo todo.

 

Cinco…

Cuatro, te sientes más y más sereno y relajado…

Tres, más profundo, más profundo…

Dos, estás llegando…

Uno…

 

Estas profundamente relajado, pero si sientes alguna molestia, ahora o más adelante, tienes todo el control.

 

Colócate en la línea del tiempo, tu pasado, tu presente, mirando hacia tu pasado yo quiero que vayas al instante antes de tu concepción. Deja que tu subconsciente te lleve allí.

Cierra los ojos, y déjate sentir. Deja que llegue esa amplitud, esa conexión con tu totalidad, con la que auténticamente eres. Esa energía llena de vida, llena de recursos, de talentos, de capacidades, de valores, de virtudes….siéntelo….siente esa fusión con la totalidad, pura energía, pura sabiduría, puro conocimiento, en el estado más elevado, déjate sentir…..desde ese punto…desde esa conexión con tu autentico ser…amplifica esa sensación…ahí estas conectada con toda tu realidad, con toda la información de quién eres. Esto es más auténticamente tú que cualquier cosa que hayas podido experimentar nunca. Déjate sentir.

Desde aquí tienes la capacidad, el talento… de poder observar desapegada y desafectada, el para qué de tu siguiente existencia, de tu siguiente experiencia…en la que escoges a un clan, una familia…en colaboración…

Eso es… déjate sentir…ese clan te escoge…tienen proyectos comunes…un aprendizaje común…ahí puedes ver desapegada y desafectada, que quieres venir a experimentar, a sentir, a vivenciar en un cuerpo…y deja que te llegue…que es lo que quieres sentir, aprender, conocer en ese límite que es el cuerpo, a través de las emociones, de los sentimientos, de las experiencias.

Tú tienes un proyecto, un camino de vida……cuando lo tengas me lo dices…………….

Qué es? …xxx (nombre del paciente)

Desde aquí eres observadora desapegada de XXX del futuro, ¿Si?

Y desde aquí, XXX ¿está llevando a cabo su proyecto?

-XXXX responde…

Que puedes transmitirle desde aquí, desde esta sabiduría autentica, plena….

– XXXX responde…

Bien, ¿le sirve a XXX del futuro, hacerlo?

¿Qué más puedes transmitirle? ¿Hay alguna otra cosa que le sea útil… a esa que está atrapada?

Porque tu aquí estas libre de todo….

– XXXX responde…

Tu subconsciente es el que te trae la información, si a ti te sirve… y a XXX del futuro sobre todo….

Desde aquí, ¿eres capaz de observar y ver el para que de tu siguiente existencia?

¿Cuál es el objetivo, cuál es tu proyecto, tu camino de vida?….

– XXXX responde…

(Aquí de lo que se trata es de observar esta comprensión mayor del para que de nuestra existencia.)

Ahora consolida todo eso y amplifica más esa sensación de plenitud, de autenticidad, toma tu valor…fusionada con tu totalidad… tu autentico ser…alma viajera y aventurera, con ganas de seguir experimentado, conociendo aspectos de ti misma.

Y ahora te pido que des un paso adelante…y en este instante el ovulo de tu madre es fecundado por el esperma de tu padre y esa primera célula primigenia llena de vida que eres tú…ahora tiene totalmente activa…toda esa información de quién eres, cuál es tu proyecto, cuál es tu misión, tu camino de vida….deja sentir esa primera célula…con toda esa intención, con todo activo.

Y esa célula sigue evolucionando, duplicándose más y más…y cada célula contiene toda esa información activa, es tu propia memoria…recogiendo la recombinación de la memoria de tu padre y de tu madre…de sus sucesivos clanes…

Tu condensas y concentras esto con una misión, con un proyecto…Y ese embrión que se está gestando déjalo sentir…con toda la información activa…

Eso es…y sigue adelante….en ese proceso de maduración, de crecimiento…dentro de la matriz de mama…que sin ningún esfuerzo te alimenta, te cuida, te protege…en ese líquido amniótico, estas conectada a la placenta y a través del cordón umbilical te llega el alimento sin ningún esfuerzo….

Tú sabiendo quién eres, con la memoria activa. Y esa que sabe quién es, de donde procede, ahora amplias esa información y te sientes formar parte de la matriz universal de la que todos formamos parte. Déjate sentir dentro de esa matriz…, como estas conectada a la placenta universal….es la vida… a través de ti…fluyendo…cuidándote, amparándote…protegiéndote…Siente ese bebe lleno de vida… lleno de proyectos…de recursos innatos y naturales que surgen en ti espontáneamente. Y toda la biología en coherencia, todos esos activos…de quién eres….

¿Cómo estás ahí XXX?…. ¿Cómo te sientes?…

– XXXX responde…

Bien….

Consolida eso…siente que eso es auténticamente parte de ti…bien…

– XXXX responde…

Lleva esa información a esas partes de tu cuerpo para que recuerden quién eres…deja que llegue esa memoria….de salud, de fuerza…eres tú la que has decidido venir a experimentar…tu biología te acompaña…llévales esa información a esas partes de tu cuerpo…muy bien….

¿Estas preparada para nacer? muy bien….

Das un pequeño paso adelante….y muy bien… ya has nacido… y la vida te da la bienvenida…con toda tu memoria activa…toda tu biología…contigo activa…recordando quién eres, cuál es tu proyecto…tu misión…tu función en la vida…aceptándolo…sintiéndolo…todos los recursos de una manera innata y espontanea…fluyendo por todo tu torrente sanguíneo…y dejas que se haga de una manera natural.

Este bebe que sabe ahora quién es…que tiene ahora toda esa memoria activa…todas las capacidades, valores, talentos…totalmente activos en ti…vas a dar un paso adelante…un salto cuántico…y estas en este momento, en el presente, aquí en el presente…teniendo toda esta información activa…como un recurso natural del que puedes disponer en cada momento y frente a cualquier dificultad tu puedes movilizar ese recurso, ese valor, ese talento innato que hace que cambie sustancialmente toda tu experiencia.

Deja que fluya…ese es…deja que se haga…natural y espontáneamente…

¿Estás bien XXX?

Muy bien…ahora das un paso adelante y abres un puente al futuro…abres ahí una pantalla mental donde vas a poner la mejor versión de ti misma y se generosa…XXX…estas abriendo ahí…el campo de las infinitas posibilidades…

Eso es…pon la mejor versión de ti misma con todos los objetivos cumplidos…tú ya eres completa…ya lo contienes todo, ya lo eres todo….

Eso es… respíralo…siéntelo…huélelo…y saboréalo y deja que se haga….eso es….

Recógelo como un regalo….como un tesoro…llévalo a una parte de tu cuerpo donde tu creas, donde tú quieras…puedes ponerle un color…un símbolo…cualquier cosa que desees….puedes ponerle movimiento…luz, color….ilumínalo….

Es desde ahí desde tu futuro, donde está tu doble…aquel que ya contiene toda la información, toda la sabiduría activa desplegada para ti…permítete conectar con ese potencial que tiene toda la información…..eso es….recoge todo esto….

Y vas a dar un paso atrás y lo llevas aquí a tu momento presente…traes tu futuro a tu momento presente…al ahora, al continuo constante y eterno ahora…siente ese centro…de tu proveniencia…de tu pasado…concentrado aquí…y tu futuro como un potencial…también aquí…y tú lo recoges…ahora…amplifícalo…es tu recurso…es innato…viene de serie contigo……eso es…….

 

Y poco a poco y a tu ritmo…vas moviendo los pies…las manos…la cabeza…y cuando puedas, poco a poco abrirás los ojos…integrando todo lo experimentado…

 

 

30 PROCEDIMIENTO EL DUELO

Toma plena conciencia de la importancia que la naturaleza nos reenvía a través de nosotros, la respiración.

Toma única y exclusivamente atención a tu respiración. Una respiración profunda (tomas aire), inhalando perfectamente el aire que llega hasta el final de tus alvéolos, tomando plena conciencia de la entrada de aire beneficiosa de la vida, del oxígeno que llega hasta tus pulmones.

Y cuando llega a tus pulmones reproduce lo más importante, los beneficios para todos los componentes de la sangre.

Y ahora con esa conciencia, cierra los ojos y sigue sintiendo tu respiración. Esa respiración profunda que te va a permitir tomar plena conciencia de la importancia de la respiración.

Sigues pensando en tu respiración y ahora te das cuenta que a través de ese oxígeno, de ese intercambio en tu pulmón, tú vibras.

Al mismo tiempo que cuando eliminas el aire, eliminas aquello que ya no necesita nuestro cuerpo. Estas eliminando el anhídrido carbónico, lo que ya no es bueno para ti.

Y ahora con una respiración, más tranquila, más suave, más calmada, tomas consciencia de tu cabeza, de tu cara relajándote.

Relajas la frente, relajas los parpados, las mejillas y la mandíbula. Te sientes bien, tranquilo/a.

Y ahora con esa tranquilidad, con ese bienestar, sigues prestando atención a los músculos importantes del cuello y las cervicales relajándose. Cuando relajes esa musculatura permites que esa sangre limpia, oxigenada suba libremente hacia tu cerebro, tu cabeza, y te sientas un poco más relajado/a.

Con esa sensación de tranquilidad, de relajación, sigues tomando atención y prestando toda su atención a los músculos de los hombros, de los antebrazos, los brazos, relajándose.

Probablemente recibas una agradable sensación en las palmas de las manos, en la yema de los dedos que te permite relajarte un poco más.

Con esa agradable sensación y con esa nueva toma de conciencia, ya estamos experimentando a seguir prestando atención a toda la musculatura de tu espalda, relajándose.

Relajas todos los músculos fuertes de la espalda, uno a uno, sientes una agradable sensación.

Y ahora quiero que te imagines a tu columna vertebral, desde las vértebras hasta el sacro, como si fuese un tubo dorado abierto, dorado abierto y que a través de él pasa toda esa sangre limpia, oxigenada, re fortalecida, revitalizada, por lo más importante que nos envía la naturaleza: el oxígeno, la respiración. Y que gracias a esa respiración, esa sangre fluye a través de la columna vertebral y pasa a través de cada uno de nuestros órganos de tu cuerpo. Y con esa sensación te sientes potenciado/a. Te sientes realizado/a, reconocido/a por la vida.

Y ahora sigues prestando a toda tu atención a los músculos del tórax, relajándose.

Cuando relajes esa musculatura fuerte, el tórax, permites que el espacio en tus pulmones sea más grande. Y reinicias otra vez ese mecanismo tan importante de la naturaleza, la respiración.

Deja más espacio a tu corazón para que lata rítmicamente bien. Y te siente tranquilo, protegido/a, en paz, y con esa sensación tan agradable de bienestar, de reconocimiento, de tranquilidad, te relajas un poco, mas.

Ahora te pido que prestes toda la atención en el abdomen, reciban es sangre limpia, oxigenada, re fortalecida y se beneficia de ella el hígado, páncreas, el bazo, tus riñones y tus intestinos. Y eso te hace sentir bien, tranquilo/a, relajado/a. Con una agradable sensación de tranquilidad, de bienestar, de paz.

Y ahora sigues prestando toda tu atención a los músculos del tórax, relajándose. Cuando relajas es musculatura fuerte, el tórax, permites que el espacio en tus pulmones sea más grande.

Y reinicia otra vez ese mecanismo tan importante de la naturaleza, la respiración.

Deja más espacio a tu corazón para que lata rítmicamente bien. Y te sientes tranquilo/a, protegido/a, en paz y con esa sensación tan agradable de bienestar, de reconocimiento, de tranquilidad, te relajas un poco más.

Ahora te pido que prestes toda la atención en el abdomen y relajes toda la musculatura abdominal nuevamente.

Cuando relajas esta musculatura estas permitiendo que todos los órganos de tu abdomen reciban esa sangre limpia, oxigenada, re fortalecida y se beneficia de ella el hígado, el páncreas, el bazo, tus riñones y tus intestinos. Y eso te hace sentir bien, tranquilo/a, relajada/o, con una agradable sensación de tranquilidad, de bienestar, de paz.

Y ahora te pido que prestes atención a toda la parte inferior de tu cuerpo. La pelvis, a los órganos uro genitales, el perineo, a los glúteos relajándose. Relajas los muslos, relajas las rodillas y relajas los músculos de las piernas tomando plena conciencia de estado de relajación.

Y eso te hace sentir bien, tranquilo/a, estas tomando conciencia de tu cuerpo totalmente relajado, totalmente entregado. Toma plena consciencia de esa posición que tiene tu cuerpo.

Estás entregado totalmente a una relajación profunda en la cual el único dueño es tu inconsciente y ahí dónde estás en lo más profundo de ti en el campo de las infinitas posibilidades donde todo es posible.

Y ahora le quiero pedir a tu inconsciente que haga y deshaga, que ordene y desordene todo aquello que deba ser hecho y deshecho, ordenado y desordenado para tu sanación. Y que lo haga como él lo crea más conveniente y sea mejor para ti. Y ahí en ese momento, en lo más profundo de tu alma donde te encuentras en este momento quiero pedirle a tu inconsciente que ponga delante a …. o a aquellas personas, de las cuales tú hoy te toca despedir en este duelo.

Y ahora voy a pedirte que la/s contemples tal y como son, tal y como es. PAUSA (10 segundos)

Y ahora te pido que te fijes si hay una cosa física que te une a él/ella/ellos, y puede ser una cuerda, un cordón umbilical, puede ser un hilo. Quizás una cadena, o posiblemente sea un rayo de luz. Cualquier cosa que parecido.

(Pausa 30 a 40 segundos.)

Y ahora te doy permiso para que eso que te está uniendo físicamente a esa persona o con esas personas, lo cortas como tú quieras simbólicamente. Y te lo puedes cortar con unas tijeras, con un cuchillo, con una sierra, como tú quieras, lo que sea mejor para ti.

PAUSA (30 segundos).

Y ahora que has tomado toda la consciencia de que no perteneces a nada, ni a nadie, de que tu vida es única, de que eres una persona única, y totalmente agradable y con esa consciencia ahí delante de quien estas donde has cortado cualquier vínculo que te unía a esa/s personas, te voy a pedirte que les des las gracias, le agradezcas cualquiera cosa que han hecho por ti en la vida, todo lo que han hecho por ti. Y que gracias a eso, gracias a como tú, has recibido ese proyecto de vida, tu hoy estas aquí intentando cambiar, solucionar es proyecto que ellos idearon para ti, porque ahora ya no es necesario, ya no lo necesitas. Y ahora con esa consciencia, con esa toma de consciencia tan importante que acabas de experimentar, les das las gracias, les agradeces despidiéndote de ellos, de la forma que tú quieras.

PAUSA (30 segundos).

Y ahora que has tomado plena conciencia que no perteneces a nada ni a nadie, de que eres un ser único y totalmente real, quiero pedirte que desde ahí, desde ese punto donde estas, a esa persona o esas personas, la/s convierta/s en un símbolo, un objeto lo que tú quieras, que sea muy importante para ti.

PAUSA (5 segundos)

Y ahora ese símbolo/esos símbolos los coloques en una bolsa de papel del color que tú quieras y la dimensión que tú quieras. Y es a bolsa de papel, le pones cuantos globos le creas tú necesario para que esa bolsa pueda subir, subir y subir. Y cuando tú decidas, sueltas la bolsa, en la que subirá, subirá, subirá.

Y ahora le pides al Universo, que esos objetos los coloque en el nivel y en sitio donde creas que son más necesarios y donde ellos están mejor. PAUSA (5 segundos).

Y ahora tú tomas plena consciencia que eres una persona totalmente libre. De que toda tu vida sola y únicamente de pende de ti y que tú, única y exclusivamente eres el hacedor de tu vida, de tu proyecto de vida. Y ahí en el lugar más profundo de tu alma quiero que le pidas al Universo que te envié un símbolo, una imagen o un recuerdo tal vez que te sirve como un recurso el cual, en un salto cuántico vas a proyectar desde ese momento que te llega a tu mente, a tu inconsciente, y lo transformes en ese momento donde tu inconsciente sabe dónde se produjo ese desequilibrio emocional.

PAUSA (5 segundos).

Y ahora con esa toma de conciencia y con ese hecho, el que acabas de realizar, con esa limpieza emocional que acabas de experimentar tú, en lo más profundo de ti, para que tu cuerpo y todas y cada una de las células de él, puedan integrar, puedan totalmente comprender todo lo que acabas de experimentar, vas a bajar un poco más la cabeza, los hombros, los brazos, la espalda, relajas un poco más el tórax, el abdomen, la pelvis, los muslos, rodillas, piernas y pies. Y te relajas un poco más.

Te voy a dar un minuto de tiempo para que puedas integrar, procesar dentro de ti, todo lo que has experimentado en esos momentos y puedas volver a esta sala, donde te encuentras en el momento en que te encuentras, totalmente recuperado, re ordenado, en todos tus sentimientos, emociones para que toda tu musculatura este pendiente de ti en el momento que te necesite.

PAUSA (1 minuto)

Muy bien, y ahora poco a poco vas a ir moviendo los dedos de los pies, los dedos de las manos, las manos, los brazos, las piernas. Con suavidad, la espalda, un poco más enérgicamente después como si te acabaras de levantar después de una noche totalmente reparadora. Para que toda tu musculatura pueda estar pendiente de ti.

Giras el cuello hacia la derecha, hacia la izquierda, para que todos los músculos estén plenamente en consciencia de que como tú en estos momentos y cuando tú quieras puedes abrir los ojos.

(FIN PROCEDIMIENTO)

 

 

 

31 PROCEDIMIENTO NACIMIENTO

Cerramos los ojos. Vas poniendo tu atención en tu respiración…lentamente…tranquilamente. Permite que tu respiración vaya a su ritmo…ese ritmo natural que tan bien conoce tu biología. Inspira y expira…sabiendo que en ese proceso…se llevan a cabo los mejores intercambios vitales…en todas y cada una de tus células.

 

Pon tu atención en la parte superior de tu cabeza…y súbete a una onda de relajación profunda…con la que vas a ir recorriendo todo tu cuerpo. Deslizándote por tu cuero cabelludo…por tu frente…tus párpados…tu nariz…tus mejillas…tu boca… mandíbulas…dientes…paladar y lengua. Toda tu cavidad bucal muy relajada.

 

Y sigues bajando por tus cervicales hasta tu cóccix…toda tu columna vértebra a vértebra…se va distendiendo…y esa agradable sensación de fluidez…se va extendiendo por toda tu espalda. Esa onda de relajación profunda…está ahora en tu cuello…y va bajando al mismo tiempo por tus hombros…brazos…codos…antebrazos…muñecas y dedos. Siente la pulsión de esa energía vital…en la yema de tus dedos. Esa es la energía de la que estás hecha.

 

Ahora la onda de relajación…se desplaza a tu tórax…y va bajando y avanzando lentamente por tu abdomen…tu pelvis…cadera y glúteos.

 

Siente todo el centro de tu cuerpo profundamente relajado…con una agradable sensación de confort y sosiego.

 

Vas resiguiendo esa onda…que sigue desplazándose lentamente, plácidamente por tus muslos…rodillas…piernas…pantorrillas…tobillos…pies…dedos de los pies y planta de los pies. En la planta de los pies están proyectados todos tus órganos…que reciben el beneficio interno directamente…de este estado tan favorable para ellos.

 

Siente como esa onda ahora actúa en el interior de tu cuerpo…desde tu cerebro…donde también están proyectados todos tus órganos…en toda su estructura ósea…los pulmones…todo el aparato digestivo…tus riñones…los intestinos…órganos sexuales y tu corazón. Pon especial atención a tu corazón y deja que el campo magnético que emite… se acompase al campo magnético Universal. Siente esa fusión en ti.

 

En este punto…, y sabiéndote cuidada…por tu subconsciente biológico te dispones a fluir hacia atrás…flota atrás en el tiempo…y lentamente conéctate con la memoria que hay en tu interior…tu célula primigenia…aquella que contiene toda la información de quién eres…y cuál es tu proyecto vital. Y esta célula llena de vida…se multiplica…hasta formar una agrupación…donde se desarrolla el saco vitelino. Allí vas a poder estar en contacto con vos misma. Deseo que ahora conectes con todo tu potencial…todos tus dones…talentos…cualidades…valores…virtudes y atributos que por herencia de vida y de una manera innata existen en ti.

 

Y en este punto todavía no estás implantada en la matriz de tu madre…solo estás en contacto con vos… y todos tus recursos. Esto te pertenece…viene con vos de serie…y en cooperación con el proyecto sentido de tus padres y con la memoria transgeneracional de tu clan.

 

Ahora te permites recuperar tu poder…porque vienes con todos los recursos…para colaborar con tu clan…en las necesidades de ellos que se sincronizan con las tuyas…y amplias tu percepción…tu conciencia del ¿para qué? de tu existencia.

 

Tú tienes un proyecto y escoges el mejor vehículo…el mejor medio para llevarlo a cabo.

 

Contribuyes y participas con el clan que escoges…que al mismo tiempo te escoge a vos…y vos ahora te sabes el catalizador…el colaborador de la liberación de las memorias que, por ignorancia y desconocimiento de quienes somos, se han mantenido activas a la espera de una solución.

 

Con este acto de conciencia…ahora toda esa memoria activa…va a hacer que en el siguiente paso de tu evolución del feto…y la nueva división celular…esté activa esta información.

 

El embrión que eres…sabe que está unido al campo energético universal con una plantilla perfecta de todo tu sistema biológico…y te permite seguir madurando…con esta memoria activa que hace que sustancialmente…cambien todas las vivencias…y recuerdos de tu embarazo.

 

Ahora te permites nacer… y la vida te da la bienvenida…haces un salto cuántico…y llegas con toda esta información activa…hasta el momento presente…donde integras la experiencia…y te sentís totalmente renovada, …siéntelo, …inspíralo, …huélelo, …saboréalo…míralo…y deja que se haga…de una manera natural…donde colabora toda tu biología. Permitiendo que se desactiven los genes…que por contrato estaban funcionando y que se activen…se transcriban…los genes que estaban latentes a la espera de esta información.

 

Desde ese punto…haces un puente al futuro…flotas hacia delante en el tiempo y pon la mejor versión de vos misma en una pantalla. Y en esa pantalla mental que vos abrís…obsérvate cómo es estar con esa información ahora en la vida…en el mundo…cómo es…actuar…ser…estar…con todos tus recursos activos…y disfrútalo, ponle movimiento…ponle color…ponle luz. Todos tus recursos ahí activos para vos… Dale fuerza…dale vida…mírate con todos tus objetivos cumplidos…, colaborando…participando en tu clan…siéntete un héroe…eso es…amplifica esa sensación…maximízala…la mejor versión de vos mismo.

 

Recoge eso como un regalo…como un tesoro…y lo traes aquí al momento presente…, que como su nombre indica, presente es un regalo.

 

Y ahora…en el continuo…constante y eterno ahora…integras todo esto vivido…en este instante…sentís hacia atrás tu pasado sanado…y tu futuro como un potencial…ahí…en esa semilla que has sembrado…y vos lo recoges ahora. Deja que se haga…intégralo…siéntelo…vívelo…

 

Poco a poco… a tu ritmo…vas moviendo los pies…vas moviendo las manos…vas moviendo el cuerpo…la cabeza… y cuando vos veas y poco a poco a tu ritmo…vas abriendo los ojos…integrando lo vivido…lo sentido y experimentado.

(FIN PROCEDIMIENTO)

[1] En general, se llama seropositivo al individuo que presenta en sangre anticuerpos que, cuando se le somete a la prueba diagnóstica apropiada, confirman la presencia anticuerpos específicos de un determinado agente infeccioso.

[2] Diminutos animales que habitan en la ropa de cama.

[3] Cuadro clínico: conjunto de síntomas físicos que presentan una mujer o un hombre. Ejemplo: a la señora X le duelen las rodillas, tiene fiebre, está nerviosa y padece migrañas.

[4] Análisis clínicos: conjunto de resultados obtenidos al realizar exámenes de observación del cuerpo. Ejemplo: extracciones de sangre, punciones, etc.